Art Nouveau
Casa Museo de Víctor Horta. Bruselas. 1898
usuario Flickr stevecodman

La figura de Víctor Horta es imprescindible si queremos acercarnos al conocimiento del modernismo, o del Art Nouveau que es como se lo conoce en Francia y Bélgica, donde el arquitecto desarrolló toda su obra.

Víctor Horta fue un apasionado del arte desde siempre. Comenzó estudios de música para después dedicarse plenamente a la arquitectura y el dibujo. Es considerado como uno de los pioneros del estilo modernista, tal y como demuestran sus aportaciones y su interés por definir una corriente artística que tuvo gran importancia en la Europa de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Victor Horta Museum
Caja de escaleras
Foto: sitomon

La casa-museo se compone de dos edificios diferenciados: la casa y el estudio, cada uno con sus particularidades y articulación de sus espacios interiores, aunque fueran concebidos juntos y estén comunicados interiormente.

Una de las principales novedades y aportaciones de Victor Horta a la arquitectura es la eliminación de tabiques y muros de separación de espacios dando sensación de mayor amplitud, y que la vivienda no se divida en plantas.

La escalera se convierte así en la verdadera columna vertebral de la casa, comenzando la ascensión desde el centro del salón. Conforme se asciende por las escaleras se van abriendo los diferentes espacios de la vivienda, lo que le permite configurarlos de diferentes tamaños, alturas y orientaciones. Una cristalera encima de la caja de escaleras permite la iluminación interior de toda la casa, añadiendo así un punto de luz adicional con el que incrementar la luminosidad de los espacios que no estaban en la fachada principal.

Post box of the Victor Horta's Museum
Buzón (detalle)
usuario Flickr slideshow bob

Para lograrlo experimentó con nuevos esquemas de articulación de espacios, incorporación de elementos arquitectónicos diferentes a los de la tradición clásica y la utilización conjunta de los materiales tradicionales con los que se estaban incorporando a la arquitectura, como el hierro y el acero.

Introduce la línea curva, la aplicación de las artes decorativas y su articulación con la estructura del edificio para componer este nuevo lenguaje arquitectónico desde una perspectiva mucho más global e integradora. 

Víctor Horta entendía que el arquitecto debía diseñar, no sólo la estructura del edificio, sino cualquier elemento decorativo, e incluso los elementos muebles del interior, tal y como puede verse en este magnífico ejemplo de su obra.