Juan Pascual de Mena. 1784. Plaza de las Cortes. Madrid
Foto: usuario Flickr rjhuttondfw

Como ya vimos la semana pasada, y al igual que ocrure con la fuente de la cibeles, la Fuente de Neptuno es para los aficionados al Atlético de Madrid algo más que un elemento decorativo  del paisaje urbano de Madrid.

Emplazada en la plaza Cánovas, forma parte del conjunto monumental que José de Hermosilla pensó para la remodelación del salón del Prado, aunque finalmente fuera Ventura Rodríguez quien diseñara los monumentos, el de Neptuno concretamente en 1782.

Vista trasera de Neptuno
Neptuno (detalle)
Foto: Tomas Fano

La escultura está realizada íntegramente en mármol blanco de Montesblancos (Toledo) y fue obra de Juan Pascual de Mena, escultor neoclásico y miembro activo de la Academia de Bellas Artes de San Fernando.

El monumento consiste en un pilón circular en el centro sobre el que se coloca la figura de Neptuno, Dios del Mar, con una culebra enroscada en una mano y un tridente en la otra. La figura de Neptuno está sobre un carro tirado por dos caballos que emergen de las aguas.

Neptuno barbudo y con largos cabellos es una de las doce divinidades del Olimpo. Hijo de Saturno y Rea y hermano de Júpiter. Tiene la facultad de desencadenar violentas tempestades y según la mitología todos los habitantes de las aguas deben obedecerle.

Al igual que la Diosa Cibeles en la Plaza Homónima fue desplazada de su emplazamiento original. En principio ambas esculturas se miraban una a la otra, y en medio quedaba la fuente de Apolo. Tras la colocación en medio de la plaza Cánovas del Castillo, actual plaza de las Cortes, se colocó la escultura mirando hacia la carrera de San Jerónimo.