Tatlin
Vladimir Tatlin. 1920. Petrogrado
Foto: AndyRobertsPhotos

El Monumento a la Tercera Internacional, también conocido como Torre de Tatlin, fue un proyecto arquitectónico del escultor ruso Vladímir Tatlin (1885-1953).

El proyecto, que nunca llegaría a realizarse dado el coste de materialización derivado de la compleja y colosal estructura, fue diseñado para ser colocado en Petrogrado (nombre de San Petersburgo entre 1914 y 1924) como monumento conmemorativo y sede de la Tercera Internacional comunista.

El edificio constaba de una doble estructura helicoidal decreciente en altura de hierro, acero y cristal de 400 metros de altura, y volcada en diagonal hacia un lado.

En su interior cuatro estructuras de vidrio con diferentes formas: un cubo, una pirámide, un cilindro y una media esfera.

Estos elementos interiores estaban diseñados para rotar a distinto ritmo y tenían diferentes funciones:

  • El cubo completaría su giro en un año y representaría las asambleas anuales legislativas
  • La pirámide completaría una vuelta en un mes y albergaría los órganos ejecutivos
  • El cilindro daria un giro completo al día y estaría reservado a los servicios de información
  • La hemiesfera daria un giro completo cada hora y su función sería ornamental.

El interior del edificio sería la sede de la Internacional Comunista. Además incluiría restaurantes y oficinas de servicios, como telégrafos, emisoras de radio etc.

Maqueta

Una serie de pantallas en el exterior permitirían proyectar las últimas noticias mundiales.

La maqueta se exhibió en Moscú en 1920, durante el VIII Congreso de los Soviets.

En 1967 el Museo de Arte Moderno de Estocolmo volvió a construir una maqueta.

Desde entonces hay tres modelos que se han exhibido en distintos lugares del mundo. La última reproducción de la maqueta original, producida entre 1993 y 1994, se encuentra en la Galería Tetriakov de Moscú y mide 5 metros de altura.

A finales de los años 90, el arquitecto japonés Takehiko Nagakura realizó una detallada animación virtual de este proyecto. Filmó el lugar donde debía ir la torre desde diferentes puntos de la ciudad y luego hizo un corto en el que recreó la imagen de la estructura implantada en un entorno virtual.