Matisse
Henri Matisse. 1910. Óleo sobre lienzo. 260 x 389. Museo del Hermitage. San Petersburgo
Foto: archer10 (Dennis)

Pintado por Henri Émile Benoît Matisse (1869-1954) en 1910, es una de las obras maestras del artista y uno de los cuadros más influyentes de su época. Fue un encargo del coleccionista ruso Sergei Schukin.

La música
Foto: Raxenne

Matisse hizo dos versiones: la primera en 1909, que se conserva en el MoMA de Nueva York, de colores más pálidos y con menos detalles. Se trata de un estudio preparatorio de la versión definitiva que pintó en 1910 para la mansión moscovita del coleccionista ruso.

El encargo incluía un segundo lienzo, La Música. Ambos deberían tener como coincidencia temática la juventud.

En el caso de la música no hay tanta armonía entre las figuras, aunque comparten similitudes formales como el colorido y la composición anulando el espacio tridimensional y la perspectiva.

Sabemos por escritos del propio Matisse que el origen del cuadro está en un lienzo de Cézanne que compró en 1889: Las Bañistas.

En el cuadro de Matisse los personajes bailan en un corro cerrado. El encuadre es muy innovador, pues no es el marco el que se adapta a la escena sino que parece que es al revés, como puede apreciarse en los personajes de la parte superior, que para salir en la escena deben bajar sus hombros y proyectar sus cabezas hacia delante.

Los elementos que estructuran la obra son el color y el movimiento. El artista consigue crear una gran tensión dinámica con las manos que situa en primer plano y que aunque no llegan a tocarse, no deshacen la dinámica del baile y marcan sendas diagonales contrapuestas que acentúan el dinamismo de la escena.

Matisse se interesó por representar la naturaleza como principio generador de la vida, atribuyendo a los colores del cuadro la capacidad de sugerir en el espectador sensaciones (azul para el cielo y verde para la colina boscosa sobre la que se situan las figuras).

Sólo basta con combinarlos, que se alejen o junten. Es lo que pretendió con la contraposición de gamas de color cálidas y frías, fruto de su etapa fauvista, que abandonará tras finalizar esta obra.