Verones
Paolo Veronese. 1563. Óleo sobre tela. 660 x 990. Musée du Louvre. París
Foto: Wikimmedia

Las bodas de Caná es una de las pinturas más famosas de Pablo Veronés (1528-1588), uno de los más destacados pintores de la escuela veneciana.

Este cuadro fue encargado para el refectorio del Convento benedictino de San Giorgio, proyectado por Andrea Palladio, amigo personal del artista.

El cuadro narra el pasaje del Evangelio de San Juan, las bodas de Caná, en las que Jesucristo hizo el primer milagro: transformar agua en vino, que se había terminado.

Veronés representó la escena como si se tratara de una fiesta típicamente veneciana en lugar de ceñirse al hecho histórico, lo que causó cierto escándalo en los estamentos religiosos de le época.

Se podría decir que mezcló con gran maestría elementos simbólicos religiosos con otros más “terrenales”: un funcionario corta carne, se sirve membrillo y al mismo tiempo en el centro de la composición aparece un símbolo del cuerpo de Cristo y los símbolos del matrimonio.

El espacio en el que se representa es un patio abierto de marcado carácter renacentista en los elementos y estructuras arquitectónicas que recuerdan a edificios diseñados por Palladio en esa época.

Distinguimos dos partes, la inferior, en la que se amontonan hasta 130 figuras, y la superior dominada por elementos arquitectónicos en perspectiva.

En el centro de la composición aparece Jesucristo sentado, con un halo alrededor de la cabeza. A su derecha la Virgen María y flanqueando a ambos algunos de sus discípulos. Los recién casados aparecen en el extremo izquierdo de la mesa.

En un primer plano, delante de la figura de Cristo, pero en un nivel más bajo, Veronés sitúa un grupo de músicos tocando instrumentos musicales renacentistas. El artista se autorretrató aquí tocando una viola de gamba, Tiziano enfrente y vestido de rojo, toca un violonchelo, Tintoretto al violín y Jacopo Bassano a la flauta. Es un retrato colectivo de los pintores venecianos.

Utilizó pigmentos preciosos importados de Oriente, como amarillo, rojo y lapislázuli para el cielo y algunos ropajes, con los que  distingue a todos los personajes entre sí.