Daniel Vázquez Díaz
Daniel Vázquez Díaz. 1919. Óleo sobre lienzo 73 x 92
Foto: Museo de Bellas Artes de Bilbao

El 15 de enero de 1882 nació en Huelva, en el seno de una familia acomodada Daniel Vázquez Díaz, pintor español del siglo XX cuya producción se engloba dentro de las corrientes realista y neocubista, destacando de forma notable en su labor como paisajista y retratista.

El cuadro refleja el gusto del artista por representar el paisaje vasco, tal como quedó reflejado al exponerlo en el salón del pueblo español de San Sebastián, por lo que fue premiado.

La composición es típicamente cubista, así como el colorido, en el que predominan las tierras, los azules y los grises. La perspectiva aérea y la deconstrucción del espacio típicamente cubista refleja la influencia de Picasso, con quien mantuvo una estrecha relación, conincidiendo en numerosas exposiciones en España y en Francia.

La Gabarra, barca típicamente vasca para navegar con pesadas cargas por las rías, y salvar los bajos fondos y las mareas cambiantes, centra la atención de la escena. Delante de ella otras embarcaciones similares, todas ellas parece que estén apoyadas en tierra más que flotando sobre el agua, consiguiendo crear un espacio pictórico típicamente cubista.

Daniel Vázquez Díaz es considerado uno de los pintores más destacados de mediados del siglo XX, convirtiéndose en una referencia para pintores más atrevidos con las nuevas tendencias pictóricas que triunfaban a nivel internacional.

Aunque se graduó en comercio con poco más de 20 años,la contemplación de las obras de Zurbarán y El Greco durante una visita al museo de Bellas Artes de Sevilla supusieron una profunda transformación en su persona, que lo llevó a dirigir su actividad profesional hacia la pintura.

En 1903 se traslada a Madrid a copiar obras del Museo del Prado. Entra en contacto con numerosas personalidades de la cultura española, como Ricardo Baroja o Juan Ramón Jiménez. Muchos de estos personajes serían posteriormente retratados por él.

En 1918 se instaló en París donde encontró en el cubismo su medio ideal de expresión. Sin embargo no participó del desarrollo teórico del movimiento cubista, limitándose a adoptar las formas externas y la morfología de los volúmenes rotundos tipicamente cubistas.