Arturo Michelena
Arturo Michelena. 1891. Óleo sobre lienzo. 448 x 659 cm.
Foto: wikimmedia

Esta obra es según los expertos una de las mejores obras del pintor venezolano Francisco Arturo Michelena Castillo (1863-1898).

Desde muy joven demostró cualidades excepcionales para el dibujo y la pintura. Con tan sólo 14 años ilustró el libro de Francisco de Sales Pérez, costumbres venezolanas.

Enseguida empezó a regentar la vida artística y a recibir lecciones de reputados pintores y pintoras formados en el ámbito de la pintura europea del siglo XIX.

Recibe una beca gracias a la que pudo viajar a París, donde estudió en el taller de Jean-Paul Laurens, quién le animó a participar en el Salón des Artistes Français de 1887.

Michelena presentó un lienzo con el que le concedieron la mayor condecoración que nunca se había dado a un artista extranjero, la Medalla de Oro de la exposición.

El tema del cuadro es la batalla en la que Pentesilea se enfrenta a Aquiles en el asedio de Troya.

Pentesilea llegó a Troya con otras doce amazonas, con las que se distinguió por sus numerosas hazañas ante la ciudad asediada.

Fue abatida por Aquiles, quién al verla morir quedó sobrecogido por su belleza y, consternado por el suceso, enterró su cuerpo a orillas de un río cercano.

El cuadro muestra el momento en el que Aquiles (representado con el tobillo izquierdo vendado) levanta su lanza para abatir a la amazona clavandosela en el pecho, quién a lomos de un caballo marrón carga contra el héroe de la guerra de Troya.

Esta obra se corresponde con la tercera etapa de su producción artística, ya enfermo de tuberculosis y en Venezuela, donde su gran fama como retratista le granjeó cuantiosos encargos de la alta sociedad.

Michelena destaca como un dibujante excepcional, con una capacidad técnica para la utilización del color y la captación de movimiento natural muy notables, tal y como se aprecia en algunos grupos de personajes de la batalla, y en otras obras como Miranda en la Carraca, otra de sus obras más populares.

Apreciamos en la temática y resolución compositiva ciertas reminiscencias del romanticismo, en los escorzos y la expresividad corporal de algunos personajes, así como algunas notas impresionistas en la pincelada libre y suelta con que resuelve el entorno natural de la escena.