Gustave Klimt
Gustav Klimt. 1907. 77 x 83. Óleo sobre lienzo. Colección particular.
Foto: Wikimmedia

Hoy se cumple el 150 aniversario del nacimiento de Gustav Klimt (18621918), el pintor austríaco más internacional.

Esta obra es, junto a “El beso“, una de sus obras más conocidas.

El tema del cuadro está inspirado en la mitología griega. Representa a Dánae, hija de Acrisio. El oráculo predijo el asesinato de éste a manos del primer vástago de su hija, por lo que decide aislarla del mundo encerrándola en una torre de bronce.

Sin embargo Zeus sedujo a Danae y convertido en lluvia de oro engendró el hijo, Perseo, que habría de cumplir con la visión del oráculo.

Klimt representó el momento exacto en el que Zeus, convertido en lluvia dorada, posee y fecunda a la joven Danae, cuya postura acentúa el erotismo y la sexualidad del momento de la seducción recibiendo en su sexo la lluvia de oro.

El momento de éxtasis se traduce en un estremecimiento de placer que se aprecia en el rostro de la joven y en la tensión con que aprieta uno de sus pechos con las manos

Representa a Danae sola, sin ninguna referencia espacial que nos distraiga de la escena. Las formas redondeadas y los colores cálidos mezclados con el oro aumentan la erotización del conjunto, convirtiendo así el desnudo femenino en un elemento decorativo.

A pesar de la época en que fue pintado y el marcado carácter erótico de la escena los desnudos de Klimt no causaron escándalo en ningún momento, gracias a la habilidad del pintor para incluirlos en entornos y espacios en los que la ornamentación de las telas y los fondos dorados con motivos ornamentales geométricos tan característicos de Klimt.

Es ésta vertiente de su arte típicamente modernista la que hizo del genial pintor austríaco una referencia en su época, como presidente de la Sezession, y uno de los artistas más influyentes del cambio de siglo.