L'âge mur (Musée Rodin)
Camille Claudel. 1898. Bronce. 121 x 181 cm. Musée Rodin. París
Foto: dalbera

Este grupo escultórico es el más ambicioso y complejo de toda la producción de Camille Claudel (1864 – 1943), conocida por ser hermana del poeta Paul Claudel y, sobre todo, por ser la musa y amante de Aguste Rodin.

Este grupo escultórico es su obra más ambiciosa y la que resume buena parte de su vida amorosa y artística junto a Rodin.

Camille modeló esta obra en 1898 tras la ruptura de su tormentosa relación amorosa con Rodin. Él estaba casado con Rose Beuret y nunca pensó en dejarla.

Tras numerosas crisis y altibajos entre el artista y su discípula, ella queda embarazada y Rodin incumple nuevamente la promesa de abandonar a su mujer, provocando la ruptura definitiva de la relación.

La obra es una alegoría de esta dramática ruptura sentimental. Consta de tres figuras: un hombre desnudo (Rodin) que es llevado por una anciana (Rose Beuret), alejándolo de la mujer joven, también desnuda (Camille) y que, arrodillada, implora a su amante que no la abandone.

El sentimiento de abandono y el dolor por la separación de su amante es contenido en el hombre, que retrasa su brazo izquierdo como intentando dejarse agarrar por la mujer joven, que se interpreta como un momento dubitativo en su decisión de abandonar a su joven amante.

La mujer joven, arrodillada, extiende los brazos en un último intento por agarrar la mano tendida hacia atrás de su amado, y así intentar llevarlo a su lado, lejos de la arpía que los está separando.

Esta interpretación tiene una doble lectura que invita a reflexión sobre la complejidad de las relaciones humanas, o como una alegoría del tiempo en el que el transcurso de los años conducen al hombre a la pérdida inexorable de la juventud, preludio de la vejez que conduce a la muerte.

Las figuras desnudas están envueltas en paños con drapeados que acentúan la rapidez de la marcha, acentuada por la gran diagonal que forman los personajes y que marcan los brazos extendidos de los personajes.

Camille Claudel fue una de sus discípulas más aventajadas de Rodin, amante y compañera. Según decía Rodin un alma gemela a la que enseñaría todos sus conocimientos sobre escultura para que ella misma conformara un estilo propio, cercano al artista pero con su toque femenino y personal.

Sentimentalmente muy afectada tras su ruptura sentimental, continuaría con su vida artística unos años hasta que en 1913, y tras la muerte de su padre, único valedor de la familia de la actividad atística de Camille, su madre y sus hermanos deciden ingresarla en un manicomio, donde nunca van a visitarla y le prohiben las visitas. Muere en el sanatorio 30 años después de haber ingresado en él.