Expresionismo
James Ensor. 1891
Foto: Cea.

Este cuadro pintado en 1891 por James Ensor (1860-1949) es una de sus obras más célebres y uno de los cuadros expresionistas más extraños y curiosos de la historia del arte.

Todo en los cuadros de James Ensor tiene un significado. Nada es casual y nada se libra de ser una alegoría en clave satírica de algo que el autor quiere denunciar.

En este caso nos ofrece una visión grotesca de la sociedad de la época expresada a través de una escena de lucha entre dos esqueletos.

La utilización de calaveras y esqueletos es recurrente en su obra y les atribuye un significado de frialdad, miseria y muerte. En este caso sirve además para expresar la muerte de la sociedad.

En el cuadro vemos cómo dos esqueletos pelean por un botín miserable, un hueso. La figura de la derecha, ataviada con un gorro y una chaqueta, pertenece a la alta sociedad. El esqueleto de la izquierda apenas viste un andrajo, lo que le identifica como de clase social baja.

Un hombre ahorcado en medio de los dos parece ejercer de árbitro, mientras un cadáver en el suelo entra ambas figuras parece marcar la línea de división de los campos del combate.

Con esta pelea, Ensor pretende exponer la corrupción de los valores humanos, especialmente la honestidad, la equidad y la solidaridad.

Es una crítica a la sociedad del momento, una escena absurda y satírica que le sirve para ilustrar la deshumanización de esa sociedad en la que las clases ricas, arrebatan a los pobres el alimento (hueso) y sus escasas posesiones, aunque tengan que pasar por encima de otras personas, y con la connivencia de los poderes políticos (ahorcado) cuya voluntad está sometida a estas clases pudientes.

En los laterales dos puertas a las que se asoman numerosas personas cuyos rostros están cubiertos con máscaras, que el autor utiliza para reflejar la hipocresía de la burguesía carente de valores y de educación.

La utilización de colores y texturas muy vivos le sirve para acentuar la estética expresionista y resaltar aquellos aspectos que le sirvan para poner el acento en aquello que le interese resaltar para dar significado al mensaje que todos sus cuadros llevan implícito.