Leni Riefenstahl
Leni Riefenstahl. 1938. 204 minutos
Foto: themoviedb

Olimpia es para muchos la obra maestra de la cineasta Leni Riefenstahl (1902-2003), conocida por su contribución al dersarrollo de la estética y la propaganda al servicio del régimen nazi.

Olimpia es, con casi cuatro horas de duración, el primer documental de larga duración de la historia del cine, y los primeros juegos olímpicos filmados.

Consta de dos partes: “El festival de los pueblos” donde se hace hincapié sobre todo en lo deportivo, mostrando las distintas pruebas, identificando las naciones que compiten, los ganadores y los vencidos, y la segunda parte, “El festival de la Belleza”, donde se aprecia la poesía del deporte, concebido como una oda a la destreza atlética y al cuerpo humano en movimiento.

El film comienza con una secuencia de imágenes y esculturas de la antigua Grecia que suponen una auténtica poesía visual, a la que contribuye la música de corte wagneriano que escoge para acompañar las imágenes.

En esta introducción, figuras como el Discóbolo de Mirón cobran vida en atletas alemanes. La antorcha olímpica viaja en manos de un atleta a otro desde la antigua Grecia hasta Alemania, donde es recibida en el gran estadio presidido por Adolf Hitler.

Más allá del contenido político de la obra, con la que Hitler pretendía demostrar al mundo la grandeza de la renovada Alemania tras el pacto de Versalles y la supremacía de la raza aria, Leni Riefenstahl se interesó por observar la belleza de las proporciones del cuerpo humano, el cansancio de los deportistas o la excitación del público.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js //

A la directora le importaba muy poco quién había ganado, o con qué marca. A ella le interesaban las emociones, como un rostro de amargura, la explosión de júbilo de un atleta, o la frustración de un gimnasta que se equivoca en la ejecución de un movimiento.

Las tomas y puntos de vista que utilizó en el documental, como filmar la sombra de un corredor en lugar de al propio atleta, los primeros planos selectivos, o los contraluces exagerados, le sirvieron para marcar ritmos narrativos que revolucionaron el género documental tal y como se conocía hasta ese momento.