Luis de Baviera
Luis II. 1886. Füssen
Foto: Wikimmedia

El castillo de Neuschwanstein es una de las atracciones turísticas más célebres de Alemania y uno de sus edificios más conocidos.

Construido por Luis II, “El rey loco”, en 1886, está situado cerca de la antigua residencia real an la que el rey pasó su infancia: el castillo de Hohenschwangau, de ahí que durante un tiempo se llamara a esta nueva construcción el nuevo Hohenschwangau.

Su construcción se llevó a cabo sobre una colina en la que se encontraban las ruinas de dos castillos antiguos, en un emplazamiento de difícil acceso, agreste y sometido a las inclemencias del clima de montaña.

Su idea fue la de crear un edificio que se mimetizara con el entorno: las montañas y la naturaleza salvaje de los Alpes Bávaros.

El arquitecto elegido para su construcción fue Eduard Riedel, aunque el diseño general fue esbozado por un escenógrafo teatral, Christian Junk.

Al ser diseñado por un escenógrafo teatral, su construcción es mucho más estética que funcional, combinando eclécticamente varios estilos arquitectónicos, fundamentalmente góticos y románicos, con elementos inspirados en el arte y la cultura bizantina.

En su interior, las referencias a leyendas y personajes medievales como Tristán e Isolda, o Fernando el Católico se mezclan con aspectos tan modernos como la instalación eléctrica de todo el edificio.

La construcción se hizo de ladrillo convencional que posteriormente fue revestido de otros materiales para darle mayor esplendor. La parte frontal de piedra caliza, miradores y portadas de arenisca y los arcos, columnas, ventanas y capiteles de mármol.

Hacia 1873 las dependencias del rey estaban concluidas, lo que permitió al rey trasladar su residencia al castillo para seguir de cerca los avances en el proyecto y para alejarse de Munich, ya que sus continuos fracasos como rey dificultaban su vida en la ciudad.

En 1886 el rey estaba bajo un fuerte tratamiento psiquiátrico que le impedía gobernar. Un día fueron encontrados los cuerpos ahogados del rey y su psiquiatra en un estanque cercano al Castillo.