Juan de Herrera. 1584. El Escorial. Comunidad de Madrid
Foto: Wikimmedia

El Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial es un complejo de palacio real, basílica y monasterio construido por Juan de Herrera, que configura una de las arquitecturas renacentistas más singulares de España y Europa.

Planta
Wikimmedia

Situado en la localidad de El Escorial, ocupa una superficie de 33.327 m2, y fue en su día el centro político del imperio de Felipe II, donde organizó su biblioteca, su palacio y su panteón y el de sus familiares.

La construcción del monasterio pudo tener su origen en la promesa que hizo Felipe II al conocer la profanación y destrucción de un convento de monjas durante la batalla de San Quintín, el día 10 de Agosto de 1557, festividad de San Lorenzo.

Hacia 1562 se ha decidido el emplazamiento y el 23 de abril de 1563 se pone la primera piedra. La última piedra del edificio se colocó en 1584.

El diseño del edificio se hizo siguiendo los dibujos y trazas de Juan Bautista Toledo, pero sobre todo de Juan de Herrera que desarrolló en el edificio todo un lenguaje arquitectónico nuevo: el estilo herreriano.

La planta del conjunto se diseñó a modo de malla o parrilla, en cuyo centro se sitúa la basílica, simulando la “parrilla” en la que fue martirizado el santo al que está advocado el conjunto: San Lorenzo.

Biblioteca
Nelson Benitez

En la decoración del edificio participaron artistas procedentes de numerosos países europeos, como los italianos Tibaldi, Zuccaro o Lucas Cambiaso, que pintaron las bóvedas de la Biblioteca, Sacristía, Salas Capitulares, Claustro Bajo, Escalera Principal y la Galería de Batallas de la biblioteca, o Lucas Giordano que pintó los frescos de la Basílica.

Entre los escultores que participaron en el Escorial, destacamos los cristos de Bernini y Cellini, así como los grupos escultóricos de los cenotafios de Carlos I y Felibe II, a ambos lados del altar, y el retablo de la propia basílica, obra de Pompeyo Leoni.

Diseminadas por todo el conjunto hay obras de El Bosco, El Greco, Velázquez, Jan Van Eyck, Goya, etc., componiendo una gran colección de pintura y objetos artísticos que se fue enriqueciendo con el paso de los años.

Actualmente se utiliza, además de museo y uno de los sitios reales gestionado por patrimonio nacional, como lugar de enterramiento de los miembros de la familia real: los reyes en el panteón de los reyes, y los demás en el de los infantes, situados bajo el presbiterio de la basílica y bajo el convento respectivamente.