Justiniano
Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles. 532-537. Eminönü (Cuerno de oro). Estambul
Foto: silviapef

Santa Sofía, también conocido como Hagia Sophia, es el edificio de justiniano más emblemático y visitado de Estambul.

Mosaico musulmán
Interior de la basílica
Foto: Sitomon

Se construye como basílica patricarcal en época bizantina, pasó a ser mezquita desde el año 1453 cuando la ciudad es ocupada por los Otomanos y, tras la conversión de Turquía en una república laica, se le da la función que tiene en la actualidad: museo.

Santa Sofía fue construida por el emperador bizantino Justiniano entre el 532 y el 537 para ser utilizado como iglesia. El edificio fue diseñado por los aruitectos Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles.

En el espacio donde se edificó Santa Sofía hubo varias basílicas e iglesias anteriores, que por efecto de incendios y terremotos se fueron perdiendo. Unos días después del terremoto que destruyó la construcción precedente, Justiniano mandó levantar la nueva basílica. Según escritos de la época la quería diferente, más grande y majestuosa que sus predecesoras.

Para su construcción fueron necesarios más de 10.000 trabajadores, y se utilizaron materiales suntuosos traídos de todo el imperio, como columnas de templos griegos, pórfido de Egipto, mármol verde de Tesalónica, mármol Sirio, piedra negra del Bósforo, etc.

La basílica fue capilla palatina y la principal sede de la iglesia cristiana de oriente. Además es el lugar donde se celebran las principales fiestas religiosas y oficiales del imperio bizantino, como las coronaciones de los emperadores.

Mosaico bizantino
Mosaico (explicado en el twitter)
Foto: Sitomon

Los mosaicos del interior de la iglesia se completaron bajo el reinado de Justiniano II.

Debido a la prohibición de la religión musulmana por representar imágenes sagradas bajo forma humana, todos los mosaicos de la basílica fueron cubiertos con yeso en época Otomana (y “descubiertos” tras su transformación en museo).

El tamaño de la cúpula y el exceso de carga de la misma, unido a los continuos seismos de la zona, hicieron que se derrumbara por completo en el 558. Se restauró inmediatamente utilizando materiales más ligeros y dándole mayor altura (56 m) que hicieran más estable la gran estructura.

Las obras las llevó a cabo Isidoro el Joven y finalizaron en el año 562.

La compleja historia del edificio y su belleza estética hacen sin duda de Santa Sofía un edificio singular que tuvo gran influencia en la arquitectura cristiana posterior, cuyos ábsides, cúpulas y deambulatorios no se entenderían sin las soluciones arquitectónicas que se dieron en este edificio, así como un modelo para las mezquitas que se levantaron en la ciudad en época Otomana, como la mezquita azul o la de Suleimán.