Leonardo da Vinci
Leonardo da Vinci. 1483-1486. öleo sobre tabla. 199 x 122. Musée du Louvre
Foto: Wikimmedia

Este conocido cuadro de Leonardo da Vinci (1452-1519) tiene dos versiones, la más antigua en el Louvre, que es la que tenemos en portada, y la que hizo posteriormente que se conserva en la Nacional Gallery de Londres.

Considerada como una de sus obras maestras, la versión del Louvre es una de sus primeras obras conocidas y está fechada entre 1483 y 1486.

La obra fue un encargo de la confraternidad milanesa de la Inmaculada Concepción, cuyo prior en 1483 acordó con Leonardo pagarle 800 libras por un gran retablo para colocar sobre el altar de la capilla situada en la iglesia de San Francisco el Grande.

Al estar concebidas como parte central de un retablo, ambas versiones están pintadas al óleo sobre tabla con forma de arco de medio punto. En ambos casos fueron trasladadas posteriormente a lienzo por motivos de conservación.

La Virgen María preside el cuadro y con su mano derecha atrae hacia sí al pequeño San Juan Bautista, primo de Jesús, que se encuentra frente a él con la mano derecha levantada en actitud como si fuera a bendecirlo.

Uriel, arcángel que salvó a Jesús de morir en la matanza de los inocentes, asiste a la escena en la parte derecha del cuadro en actitud de mero observador.

2ª Versión. National Gallery. Londres
Foto: Wikimmedia

El tema de la obra está tomado de los evangelios apócrifos, que relatan como cuando el pequeño Juan quedó huérfano fue a vivir a una cueva, en la que María y el niño Jesús se resguardarían en su huída a Egipto tras la revelación de Uriel.

El esquema piramidal cuyo vértice estaría en la cabeza de María de la que parten sendas diagonales que incluyen a San Juan Bautista y a Jesús, inaugura un esquema clásico del Renacimiento que otorga a la escena una gran serenidad y equilibrio compositivo.

En esta obra comienza Leonardo a investigar la perspectiva aérea, con la que dota al cuadro de profundidad y sensación de tercera dimensión. El recurso que utilizará Leonardo será doble.

En primer lugar se valdrá de contrastar la zona de las figuras, muy iluminada, con la penumbra de la cueva que queda al fondo, y posteriormente iluminando las zonas más profundas de la gruta, que queda difuminada frente a la nitidez del primer plano.

Como esta primera versión no gustó a los encargantes, Leonardo pintó la segunda en la que se ve un estilo pictórico más maduro y que fue la que finalmente se colocaría en San Francisco el Grande, junto a las alas con ángeles cantores y músicos que materializaron los hermanos Predis.