Nicola Salvi
Nicola Salvi. 1732-1762. Roma
Foto: anieto2k

La fontana de Trevi es la fuente más famosa del centro de Roma, conocida por sus numerosas apariciones en el cine, por la monumentalidad de su diseño y por la perfecta armonía con el entorno urbano en el que se imbrica.

Es además la mayor y más ambiciosa fuente de Roma, con más de 20 m de anchura.

La fuente se sitúa, al igual que otras muchas de Roma al final de un acueducto, en este caso del acueducto Aqua Virgo (no conservado), en la confluencia de tres calles que delimitan una pequeña plaza que queda cupada casi completamente por la fuente.

Fontana de Trevi (detalle)
Foto: fresus

Hacia 1453 el papa Nicolás V reparó el acueducto y encargó a Alberti que diseñara una pila para recoger el agua.

En 1629 el papa Urbano VIII encontraba la pila de Alberti muy austera, por lo que le pide a Bernini que le proponga una solución nueva para la fuente. Al morir el papa se abandona el proyecto.

Finalmente, en 1730 el papa Clemente XII convoca un concurso para la fuente que finalmente fue encargada a Nicola Salvi. Ninguno de los dos vio terminada la obra, cuya construcción se dilató 30 años.

La estructura de la fuente busca la máxima teatralidad, para lo que se sirve de la fachada del palacio Poli, que configura con un orden gigante de pilastras corintias, que sirve de telón de fondo al grupo escultórico, a modo de arco de triunfo.

Neptuno, figura principal del conjunto, está enmarcado por una hornacina central con columnas exentas que configuran un espacio con luces y sombras muy teatral.

La figura de Neptuno fue obra de Pietro Bracci, mientras que las de los nichos que la flanquean, correspondientes a las estatuas de la abundancia y la salubridad, son factura del escultor Filippo della Valle.

La figura de la abundancia está situada a la derecha de Neptuno y vierte agua de su urna, mientras que la salubridad sostiene una copa de la que bebe una serpiente.

Encima de estas figuras sendos relieves explican la historia de Agripa aprobando la construcción del acueducto Aqua Virgo, y el otro que explica la leyenda de su origen y lo relaciona con la costumbre de arrojar monedas a la fuente si se quiere regresar a Roma.