Tanit
S. III a.c. Necrópolis de Puig des Molins. Museo Arqueológico Nacional. Madrid
Foto: dalbera

Esta pequeña figura de terracota cocida de 47 centímetros de altura es uno de los tesoros del Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

La Dama de Ibiza data del siglo III a.c. y fue encontrada en la necrópolis púnica de Puig des Molins, en el barrio de Dalt Vila, en la ciudad de Ibiza.

Esta figura femenina de cuerpo entero responde a un tipo de cerámica muy popular en época de dominación cartaginesa de la isla: “las damas”.

Representa a una diosa cartaginesa, Tanit, consorte de Baal y patrona de Cartago.

En la antigua Ibiza toda la población de la isla rendía culto a la diosa Tanit, que poco a poco se convirtió en la diosa protectora de la isla. Dentro de la mitología cartagiesa, Tanit fue una de las deidades más importantes y que más se extendió en otras culturas del Mediterráneo.

Tanit era la Diosa del amor, la fertilidad, la vida, la prosperidad, la cosecha, la muerte y la luna. Para los cartagineses tenía una importancia doble, ya que además de su significado astral era la encargada de custodiar uno de sus enclaves más prósperos e importantes: la isla de Ibiza.

En este caso se trata de una figura excepcional, por la profusa decoración que presenta en su vestimenta y por una cavidad que tiene en la parte posterior, que supuestamente serviría para guardar reliquias, ofrendas y las cenizas funerarias.

Dama de ibiza (detalle)
Foto: dalbera

Destaca sobre todo la decoración de su vestuario y el gran número de joyas que adornan el cuello y la cabeza de la diosa.

En la base del vestido presenta una efigie de Gorgona-medusa, ese monstruo del inframundo que, con cabellos de serpiente y ojos rojos, dejaba petrificado a todo aquel que osara mirarla a los ojos.

La colocación de esta efigie tiene un objetivo protector para la Dama de Ibiza, y para la persona que fuera enterrada con esta figura como ajuar funerario.