Luis Barragán
Luis Barragán y Mathias Goeritz. 1958. Naupalcán. México, D.F.
Foto: Wikimmedia

Estas torres fueron encargadas al arquitecto mexicano Luís Barragán Morfín (1902-1988), quién contó para su elaboración con el escultor Mathias Goeritz (1915-1990) y el pintor Jesús Reyes Ferreira, y que sirvieron como símbolo de un proyecto de expansión urbanística de la ciudad de México.

Ciudad Satélite fue un proyecto urbanístico diseñado por el arquitecto Mario Pani en 1957 situado al noroeste de la capital mexicana. Este proyecto de grandes dimensiones suponía la creación de un modelo urbanístico diferente a todo lo que se había visto en México hasta el momento.

Para conectar esta nueva urbanización con la ciudad se incluyó en el proyecto una vía rápida, en cuyo final se proyectó una plazoleta en la que se colocó el monumento con la idea de que pudiera ser visto desde lejos y en movimiento.

El monumento consta de 5 prismas triangulares de distintos colores y tamaños dispuestos en un el tramo norte del anillo periférico del proyecto de urbanización de Ciudad Satélite.

Actualmente las torres son de color rojo, azul, amarillo y blanco, y sus alturas oscilan entre los 52 metros de la más alta y los 30 de la de menor altura.

Para pintar su superficie de hormigón armado se necesitaron casi 7.000 litros de pintura, con los que se cubrieron los 6,644 m2 de su superficie.

Estas torres, que actualmente están en un nudo viario son un icono de la vanguardia arquitectónica en México, ya que fueron una de las primeras esculturas urbanas de grandes dimensiones de México.

Para la concepción de la obra el escultor Mathias Goeritz y Luis Barragán se inspiraron en las torres medievales de la localidad italiana de San Gimignano.

A esta inspiración se une su idea de crear unos volúmenes sencillos pintados de colores primarios que transmitieran alegría a la que era en la época la “puerta” de entrada a esta gran zona residencial.