Ciudad medieval de San Gimignano en la Toscana Italiana, entre Siena y Florencia
Torres de San Gimignano. A partir del siglo XII. Toscana. Italia
Foto: Strato56

San Gimignano es una pequeña población de la provincia de Siena, a medio camino entre la capital de esta provincia y la ciudad de Florencia, característica por su perfil en el que prredominan las torres medievales de planta cuadrada.

El antiguo pueblo medieval de San Gimignano fue erigido en lo alto de las colinas de la Toscana.

Famoso por su recinto fortificado y por sus numerosas torres cuadrangulares respira ambiente medieval en todos los rincones de sus pequeñas y angostas calles empedradas, que le llevaron a ser considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990.

Sus numerosas torres dan a esta antigua ciudad un aspecto y una apariencia característica, que tiene su explicación en una tradición de esta zona de Italia en época antigua.

Las familias adineradas de época medieval competían entre sí por la erección de la torre más alta, elevándose por encima de la muralla y demostrando así su poder y grandeza, visibles incluso desde la lejanía.

Detalle de las torres y edificios medievales de San Gimignano
Detalle de las torres
Foto: thepinkpeppercorn

Las torres servían de hostales y fortalezas, ya que además de por la altura de las edificaciones, el emplazamiento del poblado en lo alto de la colina permitía ver muy bien el horizonte a varios kilómetros de distancia, y anticipar posibles ataques invasores.

San Gimignano fue fundado en el siglo II a.c. por los etruscos, aunque no fue hasta el siglo X que adoptó su nombre actual, en recuerdo del obispo San Geminiano que defendió la ciudad del ataque de los hunos de Atila.

El pueblo se sitúa en el camino de los peregrinos a Roma y el Vaticano por la Vía Francígena.

A diferencia de otras muchas ciudades de la Toscana, San Gimignano ha conseguido conservar 14 de las 72 torres de diferentes alturas que llegó a tener en su momento de mayor esplendor, alguna de las cuales, como la torre Grossa, una de las más antiguas y que alcanza los 54 metros de altura, o la torre Rognosa, de 50 metros de altura.