Catedral de Santa María de las flores de Florencia con la cúpula de Bruneleschi
Siglos XII-XV. Florencia

 

Santa María de las Flores, la catedral de Florencia fue iniciada en estilo gótico y es conocida sobre todo por su cúpula renacentista, ejecutada a principios del siglo XV por Filippo Bruneleshi (1377 – 1446).

La riqueza de la capital de la Toscana queda evidente en la utilización de materiales lujosos y la magnitud de la construcción, uno de los edificios más grandes de la cristiandad.

Aunque lo que destaca de la construcción es la cúpula de Bruneleschi, el conjunto catedralicio lo componen el campanario de 82 metros de altura y el baptisterio de San Juan.

Se construyó sobre el espacio que ocupó la antigua iglesia de Santa Reparata, cuya construcción se vio impulsada por la magnificencia de las nuevas catedrales de Pisa y Siena, con las que competía en auge y prosperidad.

En su intención de competir con sus rivales geográficos, se levantó un templo con capacidad para 30.000 personas.

El diseño del edificio fue obra de Arnolfo di Cambio, quién en 1296 concibe el edificio con una estructura de tres naves que confluyen en el espacio octogonal de la cúpula.

Tras la muerte de Arnolfo en 1302 el trabajo en la catedral se ralentizó y estuvo suspendido durante treinta años. El descubrimiento de las reliquias de San Zenobio en 1330 supuso un nuevo impulso constructivo para la catedral, asumido por la Cofradía de los Mercaderes de la Lana.

En 1334 Giotto se hace cargo de la construcción como maestro de obras, siguiendo en todo momento el diseño de Arnolfo di Cambio. Giotto muere tres años después dejando terminado el campanile de 82 metros de altura. Andrea Pisano, que había ejercido de discípulo de Giotto continuó los trabajos.

Las oleadas de peste negra que asolaron la ciudad interrumpieron la construcción de la iglesia, que hacia 1418 estaba concluida a falta de que alguien se “atreviera” a levantar una cúpula en el enorme espacio de cruce de las naves con el transepto.

Además de la cúpula destaca la decoración de las paredes cubiertas por bandas horizontales y verticales con mármoles de color blanco (Carrara), verde (Prato) y rojo (Siena) que repetían las decoraciones del baptisterio y del campanario.

La cúpula

Obra cumbre de Filippo Bruneleschi para la catedral de Florencia
Bruneleschi
JesusAbizanda

En el 1418 el edificio estaba terminado a falta de la cúpula para cuya finalización se convocó un concurso al que comparecieron Bruneleschi y Ghiberti.

El problema al que se enfrentaban era que para cubrir un espacio tan grande haría falta una estructura de gran peso que haría peligrar su estabilidad.

Brunelleschi se inspiró en la estructura de la cúpula del Panteón de Roma.

Concibió la cúpula sobre un tambor octogonal con un sistema que se llama de doble emparedado, que permitió dar estabilidad a una estructura de más de 37 toneladas.

El trabajo de la cúpula comenzó en 1420 y fue completado en 1436, año en que fue consagrada la catedral por el Papa Eugenio IV.

Aún hoy no deja indiferente a nadie, siendo uno de los hitos urbanísticos que han configurado el perfil de la ciudad actual, porque aunque en la época fue la mayor cúpula construida entonces, aún hoy es la cúpula de albañilería más grande del mundo.