Arte Historia del Arte, película, cine, eisenstein, acorazado, potenkim
Seguei Mijailovich Eisenstein. 1925

El Acorazado Potemkin de Sergei Mikhailovich Eisenstein (1898-1948) es una de las películas más célebres de la historia del cine, por utilizarse en ella un lenguaje cinematográfico con el que dar coherencia a la narración fílmica.

Aunque es cierto que no es una película amable de ver, y no es demasiado entretenida, secuencias tan conocidas como la escalinata de Odessa y su novedosa técnica de montaje hacen de ella una referencia que marcará todo el cine posterior.

La película está basada en unos acontecimientos que tuvieron lugar en junio de 1905: los marineros del acorazado Potemkin, hartos de malos tratos y de penurias en la vida a bordo del acorazado por parte de los oficiales deciden sublevarse.

El objetivo de Eisenstein era representar la magnificación de la figura de las masas y las causas colectivas. Algunos autores la han querido ver como una alegoría de la primera revolución rusa de 1905, antecedente de la definitiva de 1917.

No obstante esta película fue una improvisación del proyecto que tenía en mente el director, que no era otro que el de hacer una pelicula documental sobre la fallida revolución de 1905.

La película se compone de 5 episodios: “hombres y gusanos”, “drama en el golfo”, “el muerto clama”, “la Escalera de Odessa” y “encuentro con la escuadra”. A pesar de esta división Eisenstein siempre mantuvo la funcionalidad de todas las partes para componer una generalidad, que es a través de la cual el director permite transmitir su mensaje.

Eisenstein desarrolló sus teorías del montaje en esta cinta, planteando una rápida sucesión de fotogramas que cambian radicalmente la acción unos de otros, lo que genera en el espectador una emoción que lo lleva a realizar una reflexión intelectual interior del tema propuesto.

La escalera de Odessa

De todas las secuencias famosas de la historia del cine esta es una de las más conmovedoras y relevantes a nivel técnico de las primeras décadas de la historia del cine.

En este episodio intenta representar la dura represión que se llevó a cabo de la tripulación del acorazado, en la que murieron más de 2.000 personas.

Sin embargo Eisenstein no se limitó a reproducir los hechos reales y filmarlos con su cámara, sino que “reelabora” esos hechos y los muestra como una masacre de población civil en un espacio público, la monumental escalera de Odessa.

La acción transcurre en torno a la escalera. La población había subido a la parte alta de la ciudad para contemplar el motín del Potenkim, varado en el puerto de Odessa.

Los cosacos intentan reprender a la población que se había congregado a ver el motín y, situados en línea y armados con sus fusiles, no dudan en disparar sobre la población civil, que en su avance se ven obligados a descender por la escalinata, que se llena de víctimas de la represión

La secuencia de la escalera de Odessa, a la que debe el filme su éxito perdurable y su fama justificada, está filmada alternando planos muy cortos con vistas casi generales de forma rápida, contribuyendo a condicionar la percepción que el espectador tendrá de las sucesión de imagenes que está viendo.

La utilización de unos hechos ficticios individualizando personajes, mostrando lo más representativo de ellos, contrasta con su interés por hacer de las masas la verdadera protagonista de la secuencia y del filme.

En la película vemos numerosas innovaciones técnicas, como el uso de la imagen desenfocada, o la repetición de planos, como el del cochecito del niño pasando por encima de las manos de las víctimas, etc.

Eisenstein construyó una plataforma móvil a lo largo de la escalera con espacio para la cámara, el director de fotografía y el mismo, para poder filmar el descenso de las víctimas por los 120 peldaños de la escalera, que no hacen sino acentuar el dramatismo de la escena.

Más allá de los análisis de la secuencia, los planos, la música y todos los detalles, sobre los que se han escrito centenares de libros de teoría cinematográfica, lo cierto es que el planteamiento novedoso, monumental y dramático de esta secuencia han mantenido su vigencia y poder expresivo a lo largo de los casi 90 años de historia de una de las películas más relevantes de la historia del cine.