Arte, pintura, cuadro, renacimiento, Paolo Uccelo, Tabla, Temple
Paolo Uccello. 1460. Temple al Huevo sobre tabla. 182 x 317. National Gallery De Londres
Foto: Wikimmedia

Esta tabla es la central de un tríptico que pintóhacia 1460 Paolo Uccello (1397- 1475), y es su obra más conocida y de las más importantes del Quatroccento italiano.

Cada una de las tablas se encuentra en un museo diferente: la de la izquierda, que vemos arriba, en la National Gallery de Londres, la central en Museo del Louvre, y la de la derecha en la Galleria de los Ufizzy de Florencia.

Esta obra, claramente renacentista en muchos detalles, presenta todavía algunos rasgos medievales y de tradición gótica, en aspectos como la utilización antinaturalista de los colores y las formas geométricas de algunos animales.

Para Uccello la perspectiva es la protagonisra y se convierte, junto al movimiento, en el elemento clave del cuadro, y en la obsesión del pintor en las tres escenas que componen el tríptico.

“La batalla de San Romano” relata el enfrentamiento entre sieneses y florentinos el 1 de junio de 1432 en San Romano, localidad cercana a Lucca, provocado por el promotor de la obra: Leonardo Bartolini.

En la primera tabla se representa el inicio de la batalla, en la tabla central la batalla en sí misma, y en la tabla de la derecha el desenlace de la contienda.

Aunque a primera impresión la obra nos parece medieval hay muchos elementos renacentistas en la obra.

En primer lugar su obsesión por la representación de un espacio que es el verdadero protagonista y que prima por encima del naturalismo de las figuras, que se muestra como un elemento secundario, de ahí el aspecto “gótico” de algunas de ellas.

Se decía que Uccello estaba tan obsesionado con la representación del espacio que se pasaba los días dibujando elementos escorzados y planteándose problemas de representación espacial y su solución, que incorporó a las tres tablas, que aparecen recargadas con múltiples elementos que llenan toda la superficie pictórica, y que recuerda claramente a la pintura medieval.

Uccelo no es una de las primeras figuras del renacimiento, ni tampoco su obra excesivamente relevante, sin embargo si que debemos ver este tríptico como una gran aportación a los estudios de la representación pictórica en perspectiva que se desarrollaron durante el Quatroccento italiano.