medardo rosso, arte, escultura, historia del arte, impresionismo, Italia, barro, modelado, Rodin, dedos
Copia de un original de Medardo Rosso. h 1887. Barro modelado y cocido. Mineapolis Institute of Arts
Foto: 16 milles of string

Esta escultura de apariencia inacabada es obra de escultor impresionista italiano Medardo Rosso (1858 – 1928).

Aunque estamos acostumbrados a los cuadros de los pintores impresionistas y a apreciar esa técnica abocetada que resulta un conjunto unitario y muy atractivo, esta técnica no es exclusiva de la pintura.

En escultura también se utilizaron algunos de los avances técnicos y estéticos del impresionismo, como el estilo abocetado o inacabado como un fin en sí mismo, lo que transgredió toda norma establecida por las Academias de Bellas Artes.

Aunque la historiografía del arte lo ha ignorado hasta hace pocos años, la verdad es que Medardo Rosso alcanzó cierta fama a nivel europeo en el cambio de siglo sólo superado por Rodin, llegando a representar a Italia en la bienal de Venecia de 1914.

Medardo Rosso Llegó a París en el momento perfecto. El impresionismo y las nuevas vanguardias artísticas eran aceptadas por el público siempre y cuando los temas que trataran fueran amables y comprensibles. En este sentido Rosso supo adaptarse muy bien gracias a sus temas anecdóticos y escenas cotidianas.

De todas formas la temática de sus esculturas no es lo más importante de su obra, que destaca sobre todo su manera de tratar estos temas y de trasladarlos a la escultura, cuyas teorías eran más innovadoras que las del mismísimo Rodin.

Rosso era sobre todo un modelador. Tenía una gran capacidad para captar con un toque de dedos el efecto de la luz modelando y desmaterializando las formas y los volúmenes en el espacio.

En este sentido, esta obra recoge todos los aspectos de su obra: refleja un tema cotidiano: un retrato de personas que pasaban frecuentemente por la calle de debajo de su estudio, y a las que el escultor convenció para que posaran, y los modeló con un estilo abocetado acaracterístico.

Al utilizar materiales como la cera, el barro o el yeso, materiales normalmente asociados con los bocetos para escultura, la obra original no se ha conservado. Se puede estudiar por las fotografías que se conservan, y que han servido para realizar “copias” como la que vemos y que nos permiten apreciar y valorar mejor su obra.

Aunque la escultura de Medardo Rosso no es comparable a la de Rodin, ni en fama ni en número, era mucho más moderna en la representación del “momento” sin tener que recurrir al simbolismo.