A pair of boots. Vincent Van Gogh
Vincent Van Gogh. 1886. Óleo sobre lienzo. 37,5 x 45. Museo Van Gogh. Amsterda
Foto: Wikimmedia

Este cuadro del conocido y cotizado pintor holandés Van Gogh no ha batido ningún récord de cotización en casas de subastas y tampoco es de los más conocidos.

Sin embargo para nosotros es de esos cuadros que sorprenden, por la calidad técnica y el dominio de las texturas y atmósferas con una paleta de colores muy reducida, muy diferente además de sus cuadros más conocidos y coloristas de años posteriores.

En esta época Van Gogh tiene 33 años y vive en París con su hermano Theo. El motivo del traslado a la capital francesa no fue otro que poder formarse en el estudio de Fernand Cormon.

Por aquel entonces el mantenimiento económico de Van Gogh corría de cuenta de su hermano, que le adelantaba el dinero a cuenta de los beneficios que obtendría con la venta de sus cuadros.

La escasez de dinero es muy relevante para Van Gogh, que al no poder permitirse contratar modelos que posaran para sus cuadros se dedicaba a pintar objetos cotidianos, como estas botas.

Podríamos decir que es una reinterpretación del bodegón tradicional, abandonando los objetos lujosos y tradicionales típicos de los bodegones barrocos por otros más pobres y menos “suculentos”, que además nos presenta consumidos y desgastados.

Van Gogh utiliza una pincelada muy cargada de pintura que permite adivinar los gruesos brochazos para generar una textura rugosa que simule la de la piel de las botas, doblada y desgastada por el uso, por el tiempo y por la penosidad del trabajo de su dueño.

Este cuadro ha suscitado entre expertos y estudiosos muchos debates sobre la finalidad por la que lo pintó Van Gogh o su significado, si es que lo tiene y no se trata únicamete de eso: un par de botas desgastadas por el uso.

Se ha especulado sobre si el autor quería únicamente plasmar esas botas en concreto, tal y como el las estaba viendo, o por el contrario pretendía plasmar la esencia de ese objeto particular.

Fuera cual fuese el objetivo del pintor lo cierto es que estamos ante un cuadro muy realista que se alinea con cuadros de esa época como los “los comedores de patatas” o “calavera fumando un cigarrillo“.