San Juan Landscape from Spilimbergo
Lino Eneas Spilimbergo. 1929. Óleo sobre tela. 127 x 154. museo Juan B. Castagnino. Rosario
Foto: artefe

Esta obra es una de las más representativas y conocidas del artista argentino Lino Enea Spilimbergo (1896-1964), un pintor, grabador y muralista que es considerado una de las figuras destacadas del panorama artístico argentino.

Compaginó su formación en la escuela nocturna de dibujo para trabajadores con diversos trabajadores, hasta que deja el trabajo para viajar a Europa a conocer de primera mano el arte y los artistas europeos, contemporáneos y de todos los tiempos.

Este viaje marca un hito en su carrera, algo que se aprecia a simple vista en su obra y que trasladará a sus alumnos gracias a la labor docente que ejerció como director del Instituto de Artes de la Universidad de Tucumán.

Sus obras tienen como aspecto central la figura humana y como se relaciona con su entorno. En este paisaje de San Juan vemos distintas escenas cotidianas, como un hombre llevando un carro, unas personas paseando, una mujer asomándose a la ventana, otro personaje sentado descansando, etc.

En este caso además nos representa una escena con un cierto aire de ensoñación al estilo de Chirico, con numerosas yuxtaposiciones de planos distintos que visualmente entran en conflicto con los elementos arquitectónicos que representa.

Este paisaje “urbano” destaca respecto a algunos de su época anterior a su viaje a Italia, no sólo en estos recursos que aprendió de la mano de estos artistas, sino sobre todo en el abandono de sus marcados contrastes de luces y sombras que eran muy frecuentes en sus cuadros.

Como muralista destacan sus reminiscencias mexicanas y su compromiso con los trabajadores, no obstante siempre se consideró uno de ellos, antes y después de dedicarse a la pintura, en los que refleja su posición crítica frente a la injusticia social, concibiendo así su pintura como un testimonio de su compromiso con las demandas de la clase obrera de mayores libertades y democracia.

Participó en el mural “ejercicio plástico” con Siqueiros y Berni, así como en la obra maestra de este último, los murales de las Galerías Pacífico en Buenos aires.

Los últimos años de su vida se dedicó sobre todo a la docencia, reduciendo considerablemente su producción artística, lo que lo está convirtiendo en una muy buena inversión para los interesados en el mercado del arte que ven en los cuadros de esta época un compendio de su pintura, de gran calidad y demostrando gran madurez artística.