Nuevo realismo social
Antonio Berni. 1934. Temple sobre arpillera. 182 x 248. MALBA. Buenos Aires
Foto: susanagea

Esta obra al temple sobre arpillera es obra de uno de los pintores argentinos más reconocidos: Antonio Berni.

Es una obra correspondiente a la época en la que el pintor retrata la realidad social de la Argentina de los años 30, que al igual que en otras partes del mundo estaban sufriendo una profunda recesión económica derivada del crash bursátil del 29 en Wall Street.

A esta coyuntura económica en el contexto internacional se le sumó en Argentina la tensión provocada por la situación política en el país. Uriburu dio un golpe de estado militar derrocando al gobierno constitucional de la Unión Cívica Radical.

Berni se inició en la pintura del paisaje y los impresionistas, tras su viaje por Europa había recibido influencias de las vanguardias europeas, especialmente del surrealismo hasta que regresa a Argentina y abandona esta forma de pintar en favor de un nuevo realismo crítico y de denuncia social, que es con el que alcanzaría gran reconocimiento.

Manifestación” es junto a “Desocupados” una de sus obras más conocidas por ser equivalentes al muralismo mexicano que triunfaba entonces (”Hombre en la encrucijada” de Diego Rivera data también de 1934).

La materialización de esta obra supuso para la trayectoria de Berni un punto de inflexión en el que de repente los temas políticos y sociales empiezan a predominar en sus cuadros.

El cuadro representa una manifestación obrera desde una perspectiva muy original. Berni representa un grupo de cabezas amontonadas dando sensación de muchedumbre, pero al mismo tiempo de quietud y contención en los participantes.

Individualiza los rostros, que representa con gran detalle, aunque el tono general es melancólico y de abatimiento, representando así la difícil situación social que vivían los trabajadores en esa época.

De la obra lo que más destaca son esos rostros retratados de la desesperanza en el que los integrantes de la manifestación, de cualquier edad y sexo, miran con sus grandes ojos hacia el frente de la marcha.

Para Berni la pintura y el arte en general deben ir unidos a la política. El artista se une de esta manera a su tiempo y a sus paisanos en la lucha por la justicia social, que aspira a transformar gracias a su arte.