Políptico de Gante
Jan Van Eyck. 1432. Óleo sobre tabla. 350 x 223 cm. Catedral de San Bavón. Gante
Foto. Wikimmedia

Este retablo que se puede contemplar en la catedral de San Bavón de Gante es una de las primeras obras de Jan Van Eyck, que continuó la obra que dejó su hermano Hubert inacabada al morir. Conocido también como políptico de Gante es una de las obras maestras del arte belga y uno de los mejores ejemplos de la pintura de los primitivos flamencos.

Está formado por un total de 24 paneles que componen un conjunto de grandes dimensiones en el que el tema principal de la obra está en la parte inferior central y fue encargada por el rico matrimonio formado por Joos Vijdt y Lysbette Borluut.

El tema principal del retablo está basado en una composición inspirada en un pasaje del Apocalipsis de San Juan 7-9, en el que se relata como una multitud de personas procedentes de diferentes partes del mundo se postraban ante el trono y el cordero y proclamaban la salvación de Dios.

Van Eyck representa un paisaje con una representación de la ciudad de Gante al fondo. En el centro de la tabla un altar sobre el que hay una copa con sangre de Cristo y una representación del cordero y la fuente de la vida en primer plano, que simboliza el agua que lleva a la vida eterna.

Asesinato de Abel
Detalle encima de Adán
Foto: wikimmedia

Rodeando el altar un grupo de 14 ángeles con algunos símbolos de la pasión de Cristo. A ambos lados del altar y continuando en las tablas inferiores de las puertas, representa -de izquierda a derecha- Los Jueces Justos, los Caballeros de Cristo, los Ermitaños encabezados por el gigante San Cristóbal y los Peregrinos acudiendo a la llamada del cordero: la eucaristía.

Flanqueando el altar grupos de personajes que representan a judíos sosteniendo escrituras sagradas, otro grupo identificado como la iglesia católica (con los doce apóstoles al frente) y grupos de mártires masculinos y femeninos.

En la parte superior una representación de la Déesis, que representa a Jesucristo en majestad como juez clemente entre María y San Juan Bautista intercediendo ante él el día del Juicio Final.

Flanqueando la Déesis y ya en las puertas, en la parte superior, vemos a Adán -izquierda- y Eva -derecha- acompañados de representaciones de ángeles cantores y músicos respectivamente.

Ambas figuras están desnudas y representada con gran realismo. Eva, embarazada y sosteniendo una manzana, es representada como madre de toda la humanidad.

En el reverso del retablo representa en la parte superior a los profetas Zacarías y Miqueas y a las sibilas Eritrea y Cumas. En las tablas centrales una escena de la anunciación y otra con el ángel Gabriel. En la parte inferior cuatro figuras que se corresponden con los donantes y dos representaciones en grisalla de San Juan Evangelista y San Juan Bautista.

Al igual que otros pintores incluidos en el grupo de los primitivos flamencos, Van Eyck se sirvió de una nueva técnica pictórica: el óleo, cuyo brillo y posibilidades técnicas permitió el desarrollo de una pintura muy naturalista, rica en detalles y con gran riqueza cromática que se mezcla con ciertos convencionalismo medievales adoptados de una pintura que recuerda a la de las miniaturas de los códices medievales.