American gothic
Grant Wood. 1930. Óleo sobre lienzo. 74 x 63 cm. the Art Institut of Chicago
Foto: wikimmedia

Este cuadro cuyo título en inglés es “American Gothic” es la obra más conocida de Grant Wood, y para algunos estudiosos uno de los cuadros más conocidos del arte norteamericano del siglo XX.

Wood perteneció a la famosa escuela Ashcan de pintura norteamericana, que fue precursora del expresionismo abstracto a través de uno de sus figuras más importantes: Arshile Gorky.

La pintura de Grant Wood se etiqueta bajo el movimiento del Regionalismo que se dió sobre todo en el Medio Oeste

La obra representa a un granjero y su esposa posando frente a su granja. El hombre sostiene una horca y mira fijamente al espectador mientras la mujer, de edad manifiestamente inferior a la del hombre, frunce el ceño y tiene la mirada perdida.

Están juntos y aparentemente son matrimonio, a pesar de que no hay nada en la obra que nos lo indique, ya que ni se miran ni parecen establecer ningún tipo de relación entre ellos.

Lo que pretendió el artista es representar los roles tradicionales de hombres y mujeres en el medio rural, para lo que se sirve de la horca con la que pretende simbolizar el trabajo duro reservado a los hombres.

Grant Wood pretendió representar el paisanaje del medio oeste americano de lugares como Iowa con sus granjas de madera y sus habitantes acostumbrados al trabajo duro y a sus posesiones se muestran orgullosos.

American Gothic es como ya hemos comentado su obra más famosa e importante. Fue expuesta inmediatamente en el Institut of Art de Chicago, donde se expone en la actualidad.

En sus obras encontramos paisajes naturales que sirven de marco a las escenas de campesinos tratados de una forma austera, como este matrimonio y cuyo resultado etá más cercano a las obras de la pintura flamenca y centroeuropea, que mezcló con un crudo realismo de la realidad del medio rural norteamericano,

Sus cuadros de esta época representan escenas de la naturaleza en que los campesinos aparecen tratados de forma austera y los paisajes se estilizan. En estas telas la influencia de los autores flamencos y alemanes se dejó sentir con fuerza, pero aún así, Wood supo conferir a esta influencia un toque personal de ironía y crudo realismo.