Nativity Church
Siglo IV. Iglesia de la Natividad en Belén (Palestina)
Foto: Wikimmedia

Dentro de los vestigios arquitectónicos del cristianismo que se conservan todavía en Tiera Santa, la Basílica de la Natividad de Belén merece una especial consideración, sobre todo en estas fechas.

Si hay algo que destaca de este edificio es la austeridad y sencillez del conjunto, en contraste con lo que asociamos a Navidad, una época de luces, excesos y ornamentaciones especiales para la ocasión.

Nativity Basilic of Belén
Esterior de la Basílica de la Natividad:
Foto: Wikimmedia

Más allá del simbolismo religioso de este santo lugar, es importante señalar que es una de las construcciones de época bizantina que mejor han conservado su estructura, sumando así a su valor simbólico un importante valor histórico artístico.

Según cuenta la historia Jesús nació en un pesebre porque la noche del 24 de diciembre no encontraron sitio en la posada.

Según se cuenta en los evangelios apócrifos finalmente nació en una cueva -en la época estaban unidas a las viviendas y se utilizaban para guardar el ganado (buey y mula)- lo que se correspondería con la construcción de un santuario romano por parte de Adriano, que de esta forma pretendió simbolizar la supremacia del poder romano frente a la nueva religión cristiana, levantando en el mismo lugar en el que supuestamente nació el mesías, un altar para el culto pagano de adonis.

No tenemos muchos más datos para refrendar esta teoría, lo que a diferencia de otros lugares sagrados como el Gólgota -crucifixión- o el santo sepulcro -inhumación-, la exactitud del lugar como sitio histórico es más dudosa.

La basílica fue mandada construir por Santa Helena, madre de Constantino “El Grande”, en el año 326 d.c. En origen se trató de un edificio de planta centralizada octogonal con 4 m de diámetro, construido sobre la cueva en la que nació Jesucristo.

En el año 530 un incendio destruyó completamente la iglesia, que fue reedificada en época bizantina por Justiniano, que le dió el aspecto que tiene en la actualidad.

Como antesala de la basílica una gran plaza a modo de atrio -Plaza del pesebre- que da acceso a través de un nártex al edificio. La planta de la basílica es rectangular y culminada en tres ábsides, donde se ubican el altar mayor, el de la Virgen y el de la Circuncisión.

Nativity church
Interior de la de la iglesia
Foto: Wikimmedia

De la decoración interior destacan las columnas con figuras de santos realizadas en época de las cruzadas y los mosaicos del pavimento.

Al interior sorprende en la actualidad el enorme Iconostasio (actualmente es una iglesia para el culto ortodoxo) con gran cantidad de icionos y las numerosas lámparas doradas que iluminan el espacio interior, y especialmente en la parte anterior del iconostasio.

Pero lo que más destaca de esta basílica es la Gruta de la Natividad, ubicada detrás del altar, y a la que se accede desciende por unas escaleras que dan paso a un estrecho pasaje.

El interior de la grutaes un espacio recubierto de mármol y con una estrella de plata que marca el lugar exacto en el que nació Jesús, y que lleva la inscripción “Hic Virgine Maria Jesus Christus natus est”. Actualmente una mesa de altar a la que se accede por dos escaleras laterales sirve para oficiar algunas celebraciones en el lgar mismo en el que nació Jesucristo un 24 de diciembre.