La épica de la civilización americana
José Clemente Orozco. 1934. Baker Memorial Library
Foto: Wikimmedia

Este panel es uno de los 24 paneles que pintó José Clemente Orozco en la Biblioteca Baker en el Dartmouth College de Hanover, New Hampshire.

Pintado entre los años 1932 y 1934 este mural ocupa un total de 3.200 metros cuadrados en la sala de lectura, donde despliega en un programa iconográfico que es considerado en su conjunto como una de sus obras maestras.

La temática de conjunto de estos frescos hace referencia, tal y como nos indica el título, al impacto de los pueblos europeos sobre los pueblos indígenas de América del Norte y a los horrores de la guerra civil mexicana o la Primera Guerra Mundial.

Algunos autores han querido interpretar los murales como una profecía del propio Orozco, en la que predice el surgimiento de las ideologías militaristas que condujeron a la Segunda Guerra Mundial.

Orozco fue, junto con Rivera y Siqueiros, uno de los responsables de introducir y popularizar el arte mural mexicano en Estados Unidos, con el que llevaron el arte mexicano a la vanguardia del mundo artístico de las principales ciudades norteamericanas.

La temática de los paneles incluye temas como la migración, los sacrificios humanos, la llegada de Quetzalcoatl, el siglo de oro precolombino, Cortés y la cruz, etc.

El panel que hemos seleccionada tiene por título “Los Dioses de la época moderna”.

Con este panel pretende criticar y denunciar la hipocresía de las instituciones académicas y educativas modernas y su indferencia durante las revueltas que tuvieron lugar en la década de 1930. Orozco retrata esqueletos vestidos con birretes y túnicas.

Ante ellos un esqueleto en posición de dar a luz alumbrando un esqueleto, que se identifica con el nacimiento del conocimiento y la ciencia inútil, que centrada en sus propios intereses, termina por servir de poco o nada para mejorar la vida de los mexicanos

Un fondo llameante hace referencia a los navíos de Cortés que trajeron la destrucción al continente americano y los fetos embalsamados sobre tomos polvorientos hacen relación a la inutilidad de la divulgación científica y el conocimiento centrado en sus intereses particulares e indiferentes a la crisis de la civilización moderna .