Les Ménines
Pablo Ruíz Picasso. 1957. Óleo sobre lienzo. Museo Picaso de Barcelona
Foto: Wikimmedia

Las Meninas de Picasso es un conjunto de 58 cuadros expuestos en el Museo Picasso de Barcelona, pintados por el genio malagueño en 1957, en los que analizó y recreó el cuadro pintado Velázquez 300 años antes.

El conjunto consta de 45 interpretaciones de la obra, entre detalles y composiciones del conjunto, un retrato de Jacqueline y 12 escenas adicionales con paisajes o diferentes escenas de palomas.

Picasso era un gran admirador de la obra de Velázquez, especialmente tras contemplar por primera vez el cuadro “Las meninas” cuando contaba con apenas 13 años de edad. Años más tarde se establece en Madrid y asiste regularmente al Museo para dibujar bocetos y ejecutar copias de los originales como un retrato de Felipe IV o un esbozo de las meninas, ambos conservados actualmente en el Museo Picasso de Barcelona.

Pero no sólo admiró a Velázquez. Son reconocibles en obras posteriores influencias de El Greco, Goya y otros grandes genios de la pinacoteca madrileña.

Comenzó la serie en pleno mes de agosto de 1957 en su casa de veraneo en Cannes, donde acudió a “aislarse” durante 4 meses en un estudio provisional que habilitó en el segundo piso de la vivienda.

Más allá de las distintas reinterpretaciones del cuadro de Velázquez es curioso señalar la presencia de estudios sobre los palomares y los paisajes. Las palomas eran unos de los animales favoritos del pintor, aunque se señala que son cuadros que servirían al pintor para “oxigenarse” en tantos meses repitiendo y reinterpretando el mismo motivo.

Picasso utilizaba la paloma como símbolo de la paz, algo que materializó en una litografía de 1949 para un congreso en París, y que luego se universalizó perdurando hasta la actualidad como símbolo de entendimiento entre culturas.

Jacqueline Roque
Retrato de Jacqueline
Foto: Museo Picaso

Los paisajes de la serie son vistas de su jardín privado desde la ventana de su estudio, mientras que el retrato de Jacqueline, una de las últimas obras de la serie, le sirvió como homenaje por todo el apoyo que le dio al artista durante su proceso creativo de la serie durante los cuatro meses que se encerró en Cannes para pintarla.

En relación a esta magnífica serie se cita siempre una frase literal que dijo el propio Picasso a Jordi Sabartres -director general de Museos de Barcelona y amigo personal del pintor-  y que resume muy bien como concebía Picasso el proceso creativo de la pintura: “Si alguien se pusiese a copiar Las Meninas, totalmente con buena fe, al llegar a cierto punto y si el que las copiara fuera yo, diría: ¿Y si pusiera esta un poquito más a la derecha o a la izquierda? Yo probaría de hacerlo a mi manera, olvidándome de Velázquez. La prueba me llevaría de seguro a modificar la luz o a cambiarla, con motivo de haber cambiado de lugar algún personaje. Así, poco a poco, iría pintando unas Meninas que serían detestables para el copista de oficio, pero serían mis Meninas”.