Tempo dedicado a Atenea, Poseidón, Erecteo y Créope conocido como Erecteiondo
Filocles. Siglo V a.c. Acrópolis de Atenas

El Erecteion o Erecteón, que en griego significa “el que sacude la tierra”, es el último templo edificado en la acrópolis de Atenas.

Situado en el lado noroeste del recinto está dedicado a los dioses Atenea Polias y Poseidón y a Erecteo, un rey de de la ciudad sobre el que se escribieron muchas leyendas.

Su irregularidad hacen del Erecteion un edificio realmente singular y único en toda la arquitectura griega, contrastando con la perfección, armonía y simetría del Partenon, situado a escasa distancia.

Fue construido a finales del siglo V a.c. dentro del plan de reacondicionamiento de la Acrópolis acometido por Pericles. La construcción fue encargada a Filocles y se materializó íntegramente con mármol pentélico, considerado el de mejor calidad y belleza.

Como ya hemos comentado su planta es irregular y su fisionomía también, lo que es visible a simple vista desde el exterior al contar con tres pórticos diferentes, uno de ellos muy conocido y admirado: la tribuna de las Cariátides sobre la tumba del Rey Créope.

A diferencia de lo que estamos acostumbrados en la arquitectura griega el templo no esta dedicado a una única divinidad, sino a varias, entre ellas a Atenea, Poseidón o Zeus. Además tenemos dos espacios dedicados a los reyes Créope y Erecteo, figuras míticas para los griegos de la época.

Este edificio fue levantado sobre el lugar donde tuvo lugar la disputa entre Atenea y Poseidón, quién dejó la marca de su tridente sobre una de las rocas del suelo: Por este motivo en este espacio sagrado se albergaban algunas de las reliquias más importantes de los atenienses.

Además se cobijaba una escultura de Atenea caída desde el Olimpo, las tumbas de Créope y Erecteo, una capilla dedicada a la hija de Créope, Pándroso, un pozo de agua salada y un olivo sagrado regalado por Atenea a la ciudad tras su disputa con Poseidón.

La finalidad del conjunto era no solo la de albergar reliquias, sino también conciliar las necesidades de los distintos ritos y los problemas técnicos derivados de la necesidad de construir en ese lugar sagrado, que por su condición no se podía modificar. El terreno es muy irregular y hay que salvar desniveles de más de 3 metros entre el NO y el SE.

Tras el desarrollo y evolución del orden dórico que tuvo en el Partenón su mejor y más logrado exponente, fue el orden jónico el que se impuso en esta construcción.

Cariátides de la tumba de Créope en el ErecteionLAS CARIÁTIDES

Una de las fachadas, la más importante, está dedicada a Atenea. La otra a Poseidón-Erecteon. En la zona sur se encuentra lo más significativo del edificio: el pórtico de las Cariátides, en el que las efigies policromadas de seis mujeres jóvenes de 2,3 metros de altura sirven de columnas que sostienen el entablamento de este singular pórtico.

Visten túnicas jónicas y llevan sobre la cabeza un cesto que actúa como capitel. Ninguna de las figuras tiene visibles las manos, se supone que con la izquierda se sujetaría la vestimenta y con la derecha algún objeto de los usados en el culto.

Las cariátides eran mujeres procedentes de Cariátide, una ciudad del Peloponeso, de la que vinieron tras ser vendidas como esclavas tras la victoria de Atenas sobre su ciudad. Se colocaron ahí para simbolizar su esclavitud, obligadas a soportar el peso del templo.

La tribuna de las Cariátides fue obra de otro arquitecto, Calimacos. La diseñó de forma y manera que desde ella pudiera verse perfectamente el Partenón. En este espacio encontramos la escalera que conduce a la tumba del rey Créope, el mítico fundador de Atenas.