Monumento conmemorativo de las victoriad de Trajano sobre los daciosPara aquellos que hayáis tenido la oportunidad de visitar Roma este post seguro que os trae a vuestra memoria uno de los monumentos conmemorativos más impresionantes de cuantos te vas topando durante un paseo por el centro de la ciudad.

Está situado en el foro que erigió Trajano. Se trata de una columna de más de 30 metros de altura en cuya superficie helicoidal se talló un friso continuo de más de 200 metros de representaciones de escenas para conmemorar las victorias de Trajano sobre los Dacios en las dos campañas sucesivas que necesitó para expulsarlos de lo que hoy sería Rumanía.

La columna se compone de 18 enormes bloques de mármol de Carrara de 4 metros de diámetro y más 40 toneladas de peso cada uno. En el interior de la misma una escalera de caracol permite acceder a la parte superior, una vez se han superado los 185 peldaños que se necesitan para salvar los 30 metros de desnivel.

El relieve da un total de 23 vueltas durante todo el recorrido hasta la parte superior. Distinguimos dos partes: la parte inferior dedicada a sucesos acontecidos durante la primera campaña contra los Dacios y la parte superior en la que se representaron escenas correspondientes a la segunda y definitiva campaña del emperador sobre los Dacios.

Aunque hoy se nos muestra el mármol desnudo lo cierto es que todas las figuras de todas las escenas estaban policromadas y en muchos casos portaban sus armas hechas en bronce que hoy se han perdido componiendo una crónica de las campañas contra la Dacia muy colorista y rica en detalles, que mitigaría en parte algunos de los convencionalismos de las figuras talladas, a menudo mal resueltas desde el punto de vista de la perspectiva, que simultanean varias en la misma escena, o simplificaciones repitiendo cabezas y cuerpos (isocefalia).

Es una clara demostración de que lo que importaba en este tipo de obras conmemorativas no era la técnica sino el mensaje y la gloria del homenajeado. Se trata de una compleja crónica de las dos campañas tallada en piedra, con escenas de batallas, construcciones de acueductos, puentes, el asedio a ciudades y fortalezas, o escenas de la vida en los campamentos militares.

El conjunto ha servido de importante fuente de estudio para los historiadores sobre el ejército romano y los artilugios y máquinas de guerra que utilizaban y que se representaron en la columna.

La columna se levanta sobre un pedestal en el que descubrimos la siguiente inscripción: «El senado y el pueblo romano, al emperador César Nerva Trajano Augusto Germánico Dácico, hijo del divino Nerva, pontífice máximo, tribuno por decimoséptima vez, imperator por sexta vez, cónsul por sexta vez, padre de la patria, para mostrar la altura que alcanzaban el monte y el lugar ahora destruidos para obras como ésta.»

En la frase final se hace referencia a la altura que tenía el monte que fue allanado para la construcción del foro trajano en el que se encuentra la columna.

Además de cómo monumento conmemorativo sirvió también para albergar las cenizas del emperador y su mujer, así como servir de elemento de referencia para el foro Trajano

Estéticamente llama la atención cómo tantos escultores trabajando al mismo tiempo pudieron darle una unidad a todo el conjunto, en el que se contabilizan más de 2.500 figuras humanas y en las que aparece el emperador en 59 ocasiones, todas ellas con gran realismo y naturalismo, huyendo de cualquier tipo de idealización sobre la figura del emperador.

Originalmente estaba coronada por una estatua dorada del propio Trajano que no se conserva en la actualidad y que tras desaparecer en la edad media fue sustituida por Sixto V por una efigie de San Pedro, que perdura en la actualidad.

 

[success]En esta página podrás contemplar todas las escenas de la columna trajana con todo detalle: http://paginadelacolumnatrajana[/success]