Tríptico de Otto Dix en el que representa los felices años 20

tto Dix. 1928. Óleo sobre lienzo. 181 x 403. Museo de Arte de Stuttgart

También conocido como “metrópolis” este tríptico es una de las obras más importantes del artista de la nueva objetividad (neue Sachlichkeit) Otto Dix, y un magnífico ejemplo de las pinturas enmarcadas dentro de este estilo artístco.

En este cuadro plasma el artista su particular forma de ver y de plasmar su reinterpretación de lo observado, que dota a sus obras de una marcada personalidad y estilo personal.

La obra representa una escena urbana de una gran ciudad alemana en el tiempo de entreguerras, antes del ascenso del nazismo que terminó con la República de Weimar instauranda tras la primera guerra mundial.

Tabla izquierda del trípitico la Gran Ciudad de Otto DixUna sociedad que el autor veía con cierto escepticismo por la falsa prosperidad de los llamados “felices años 20”, en la que se mezclaban el lujo capitalista, el alcohol y la diversión con los lisiados de guerra, las prostitutas o los violentos conflictos sociales de estos años.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js //

Otto Dix optó por utilizar un formato tradicional de representación pictórica retomado del Gótico: un tríptico con una escena central y dos laterales que son la mitad de anchas que la central. Además usa un esquema compositivo clásico en la escena central, incluyendo tres grupos de figuras en tres planos espaciales.

En la escena central representa unos músicos de Jazz tocando la música que baila una pareja en la parte central y que escuchan una pareja sentada y algunas mujeres que esperan la suerte de participar en el baile de la mano de algún pretendiente que se lo proponga.

Una de estas mujeres es una mujer con aspecto andrógino con abalorios de perlas y plumas de color rosa, que es una reinterpretación de la femme fatale tradicional por otra más masculina fruto de la emancipación y avance en la consideración social de la mujer, de ahí el aspecto masculino de su ropa, peinado, etc.

Algunos de los personajes de la escena central son retratos de personas de su época, como su esposa (bailarina), su amigo Gert Wollheim (violinista), el arquitecto Wilhelm Kreis, el abogado Fritz Glaser o el director general de Sajonia Alfred Schulze (saxofonista).

Tabla derecha del trípitico la Gran Ciudad de Otto DixEn las escenas laterales opta por representar sendas series de prostitutas, a la izquierda unas mujeres de la calle desfilan delante de mutilados de guerra, con perros callejeros, borrachos en el suelo y la suciedad propias de una calle situada en un suburbio, mientras que en la tabla de la derecha nos presenta un desfile de meretrices de alto standing paseando por modernas y engalanadas calles con imponentes arquitecturas de inspiración clásica.

Las representaciones de estas tablas laterales traen un tema recurrente en la obra de Otto Dix: los efectos de la Guerra. El propio artista participó en ambas contiendas mundiales, aunque sólo luchó en la Segunda Guerra Mundial. En este sentido para el autor es tan devastador el efecto físico de la guerra en los excombatientes como el psicológico, que en este caso representa en el borracho intentando ver desde el suelo la ropa interior de la prostituta.

Para Dix este es el mundo de la república de Weimar. Un mundo cuya sociedad desigual provocará una convulsión en todo el continente Europeo, que ya parece anticiparse en esta obra, cuyas escenas a pesar de ser muy distintas entre sí, son claro reflejo de la realidad social del momento y que le llevaron a ser considerado por el régimen nazi como de artista degenerado, motivo por el que buena parte de sus obras fueron destruidas.

Este tríptico lo conservó el propio artista hasta que fue adquirido y expuesto en Kunstmuseum de Stuttgart, donde se expone junt a numerosos dibujos y estudios preparatorios, algunos de los cuales pueden verse en una exposición que la Fundación March inaugurará el próximo 10 de febrero en su sede de Madrid.