Escultura neoclásica de Antonio Canova
Antonio Canova. 1793. Mármol. 155 x 168 cm.  Musée du louvre | Fotografía: Wikimmedia Commons

 

Esta escultura neoclásica del escultor italiano Antonio Canova que se conserva en el Museo del Louvre fue iniciada por el artista en 1787 y terminada en 1793.

La escultura representa el instante en el que Eros, representación del amor, despierta a Psique, representación del alma, de su sueño tras cumplirse la maldición de la esposa de Plutón, Proserpina, al romper psique el jarrón de ésta.

Para Canova el objeto de la escultura no era representar el mito ni la historia que hay detrás de los personajes, que son una mera excusa para componer una obra de marcado carácter clásico sino sobre todo desde el punto de vista estético.

El escultor busca representar la pasión y el amor de dos personajes en lo que es un conjunto bastante “teatral” y efectista, como lo demuestra el abrazo imposible en el que se intentan fundir las figuras de Eros y Psique.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js //

La composición de las figuras en el conjunto no es casual. El artista intenta centrar la atención en las cabezas de las figuras un instante antes de besarse. Para conseguirlo intenta hacer converger las líneas que conforman las alas y las piernas de Eros, que se juntan a la altura de las cabezas de las figuras, en la convergencia de ambas líneas (que conforman una “X”).

La elección del mármol es interesante desde el punto de vista del contrapunto entre la frialdad del material elegido y lo que representa en la imagen, que pretende recoger sensaciones como la calidez, la ternura y el erotismo entre las figuras.

Para Canova la inspiración es directamente la antigüedad grecorromana (más romana que griega) en una época en la que se vuelve la mirada directamente hacia la antigüedad, evitando la “contaminación” de lo clásico tal como se reinterpretó en el Renacimiento.

Esta vuelta a los valores y las formas de la antigüedad clásica acerca las obras de Canova a la perfección de las formas desde el punto de vista del clasicismo, con el gusto por las representaciones de figuras desnudas en mármol muy pulimentado y perfectamente perfiladas y cinceladas, además de utilizar temas mitológicos como objeto de las obras.

En este caso se remite al mito del Asno de oro en el que se nos cuenta que Psique, la menor de tres hermanas, sobresalía por su belleza respecto a éstas.

Cuando Psique se convierte en mujer se comparó su belleza con la de Afrodita, quién ante la amenaza que suponía para la supremacía de su belleza pidió a su hijo Eros que matara a psique convertido en un enorme monstruo.

Cuenta la leyenda que en el momento de la aparición de Eros convertido en monstruo, un viento de Céfiro “transportó” a psique a un valle en el que se durmió a la espera de que ser despertada en un mundo dominado por la belleza y la opulencia.

Tras sufrir una serie de maldiciones e infortunios Zeus finalmente fue benévolo con la pareja y desencantó a Psique (a petición de Eros), que se despertaría de su profundo sueño en brazos de su amado Eros, a quién se unió para siempre en cuerpo y alma.

Canova representa el momento exacto en el que la pasión de Eros llega a la boca de Psique, que comienza a despertar en sus brazos como resultado y culminación del amor y que resume la obra del escultor italiano, que demuestra su virtuosismo en el tratamiento del mármol y el conocimiento de la antigüedad clásica y la estética de inspiración grecorromana.