Ahasuerus at the End of the World.Esta obra del autor Adolf Hirémy-Hirschl (1860-1933) es una de sus obras más enigmáticas y un buen ejemplo de cómo es la pintura de un artista poco conocido fuera del entorno centroeuropeo pero cuyas pinturas históricas y mitológicas gozaron, hasta la irrupción de Klimt y los secesionistas, de muy buena aceptación en el entorno artístico de la Viena del fin de siglo.

La estética de sus cuadros demuestra el porqué de su buena fama como dibujante, con unos cuadros en los que los volúmenes rotundos y perfectamente dibujados de las figuras y los contextos espaciales, resulta muy atractiva por el realismo y el tono misterioso y fantástico del que dotaba a sus composiciones.

Estas características lo dotaron para el género histórico con cuadros como Anibal cruzando los Alpes, La plaga o este cuadro que hoy comentamos, Asuero en el fin del mundo.

Sabemos que realizaba numerosos dibujos preparatorios para los cuadros, bocetos y estudios de perspectiva y composición.

En sus cuadros aparece recurrentemente desnudos femeninos. Unos desnudos reconocibles por su carácter directo y sexualidad abierta, que contrastan por su dibujo definido y minucioso con el abocetamiento y la síntesis que realiza en sus paisajes, especialmente en los ejecutados con la técnica de la acuarela.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js //

Es catalogado como pintor simbolista por el aspecto de sus obras, las atmósferas que crea y el colorido de sus obras, si bien es cierto que sus temáticas y el significado de sus obras le alejaban de los presupuestos de la pintura simbolista.

En esta obra utiliza una paleta de colores restringida al azul, gris y negro, con toques dorados y amarillos que confieren color en los puntos en los que quiere centrar la atención.

Representa en pimer plano a una mujer completamente desnuda tumbada en un desierto de hielo en el un ambiente polar, atrapada entre el ángel de la muerte que avanza desde el fondo a la derecha hacia su cuerpo y el ángel de la esperanza en el fondo a la izquierda.

Unos cuervos a modo de avanzadilla del ángel de la muerte parecen alcanzar la carroña en lo que se va a convertir la mujer cuando sea alcanzada por el ángel de la muerte.

El cuerpo de la mujer representa a la humanidad y los ángeles no son sino una representación del bien y el mal que acechan al hombre y lo hacen debatirse a nivel moral en dos vertientes contrapuestas.