Cueva de Altamira en Santillana del MarEn un viaje reciente por Cantabria aprovechando la festividad de San Jorge tuve la oportunidad de visitar la neocueva de Altamira, una reproducción de las famosas cuevas en las que se pueden apreciar, como si de la original se tratara, las famosas pinturas rupestres.

El bisonte que vemos en la imagen se sitúa más o menos en el centro de la llamada sala de los polícromos, en la que encontramos la bóveda sobre la que se pintaron numerosos animales y símbolos.

Para diferenciarlo de otros bisontes, el artista de Altamira representa a este animal en actitud de saltar, de revolcarse (hábito que tienen estos animales con objeto de desparasitarse la piel) o de acurrucarse.

El colorido es el mismo que en el resto de los bisontes: rojo arcilloso para el cuerpo conseguido a base de arcillas del suelo de la cueva y negro para los contornos, que obtenían utilizando para dibujar carbón vegetal, el pelo o para señalar las jorobas.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js //

Recostado en el suelo, este bisonte se creó, como en otros casos de esta misma sala, aprovechando una zona abultada de la techumbre para dar mayor sensación de volúmen a la pintura, al tiempo que se adaptaba al marco “arquitectónico” en el que se dibuja, pues la gran grieta que recorre la sala condiciona la postura de su cabeza, encogida entre sus patas.

Los datos de datación por la técnica del carbono 14 de algunas pinturas de la techumbre (las realizadas con carbón) y los depósitos arqueológicos de la cueva, nos han permitido conocer la edad de estas pinturas, catalogadas entre los 35.000 y los 13.000 años de antigüedad.

Sala de los polícromos de la cueva de AltamiraEste bisonte se sitúa en la parte izquierda de la sala, al igual que la mayoría de los ciervos (especie más representada de la sala) y se corresponden con la época del magdaleniense inferior, es decir en torno a los 14.000 años de antigüedad.

En la parte de la derecha de la cueva es donde se identifican las pinturas más antiguas.

La mayoría de las figuras representadas miden entre 120 y 160 cm de longitud, a excepción de la gran cierva del fondo de la sala que mide casi 2 metros de largo.

En torno al significado de estas pinturas poco o nada podemos asegurar con total seguridad. Se cree que estas pinturas están relacionadas con ritos mágicos de carácter religioso, otras teorías apuntan a que la cueva era un santuario de fertilidad y otros a la creencia de que representando a los animales que utilizaban como fuente de alimentación principal les sería más vavorable la caza de los mismos.

Más allá del signficado que puedan tener estas pinturas la realidad es que no enfrentamos a una representación simbólica compleja, que sólo estaba al alcance de seres vivos con la capacidad cerebral del homo sapiens, motivo por el que son consideradas como las primeras obras de arte hechas por el hombre.