Saltar al contenido

Arquitectura Renacentista

Arquitectura Renacentista

La arquitectura renacentista, o también llamada arquitectura del renacimiento, nació en Europa y tuvo una gran influencia por un movimiento cultural que surgía en aquel siglo; ¿quieres saber cuál fue? Sigue leyendo y descúbrelo. El renacimiento marcó un cambio en la historia, ese periodo comprendido entre la Edad Media y la Edad Moderna. Y entre algunos ámbitos, impactó sobre la arquitectura. En este artículo podrás indagar más sobre este tipo de arquitectura, sus orígenes y elementos.

Los Orígenes de la Arquitectura Renacentista Italiana

La arquitectura renacentista tuvo su origen en Europa, principalmente en Italia, durante los siglos XV y XVI; influenciada por el movimiento cultural que había florecido: el Renacimiento. Este arte se centraba en el resurgimiento de valores naturales del ser humano como la razón, la belleza y la exactitud. Se quería volver a la majestuosidad de la Edad Clásica y dejar de lado la era medieval.

Se buscaba la perfección técnica de las estructuras; y para esto realizaban cálculos matemáticos y geométricos, resultando, así, en una gran armonía e impecabilidad en sus estructuras. Se planeaba con esto reemplazar el estilo anterior a este que fue la arquitectura gótica.

Gracias a este movimiento incluso la mentalidad de los arquitectos cambió. Empezaron estimar más su trabajo, y de simples artesanos, se nombraron auténticos profesionales. Esto se evidenció en el hecho de que, a diferencia de las obras góticas que en su mayoría sus creadores permanecían en el anonimato, las obras renacentistas están todas reconocidas y firmadas por sus hacedores.

Elementos Constructivos de la Arquitectura Renacentista Italiana

La arquitectura renacentista estuvo muy influenciada por el arte clásico, especialmente por la arquitectura romana. La idea era resurgir esa belleza con la perfección de los cálculos.

Elementos Sustentantes

Esto elementos se encargan de sostener la edificación y se pueden diferenciar en dos tipos: los sustentantes continuos y los discontinuos. Dentro de los sustentantes continuos tenemos el muro, que empezó a recobrar su valor y utilización. Y se llama así porque tiene unidas las piezas que lo conforman, los únicos espacios que se pueden notar en la superficie son los que se dejan para las entradas de luz o aire. A diferencia de este, con los sustentantes discontinuos se utilizan más las columnas, en su mayoría de orden corintio.

Elementos sostenidos

Por encima del elemento sustentable va el sostenido, y el que se utilizaba  con mayor frecuencia era el arco de medio punto. En las cubiertas se usaban las planas con casetones o bóvedas; estas últimas eran estructuras con una forma curva, que cumple con la función de cubrir el espacio que surge entre dos muros. La cúpula, también llamada domo, adquiere un gran protagonismo en las construcciones.

Elementos decorativos

Como elementos constructivos de decoración se utilizaban las pilastras, que era un tipo de columna, y los entablamentos. También se utilizaban círculos con relieves o figuras en el centro conocidos como medallones, característicos de la arquitectura renacentista. Otros eran los almohadillados, que eran las partes sobresalientes de un sillar de piedra, usado mucho en las superficies de los muros. Otros adornos eran las guirnaldas, las columnas abalaustradas y las conchas. Algo muy interesante era el empleo de seres grotescos o seres de fantasía, la combinación de humanos con especies animales o vegetales.

arquitectura renacentista

Tipos de edificios en las que se aplica la nueva arquitectura renacentista italiana

La arquitectura renacentista trajo consigo diversos tipos de edificios. Pero tal como en otras arquitecturas, las construcciones religiosas predominaban. Y en ellos utilizaban como diferenciador dos tipos de cruces: la cruz latina o basilical, y la cruz griega o circular. La diferencia es que la cruz griega está formada por cuatro brazos que se juntan hasta formar un ángulo recto; y la cruz latina son, en cambio, dos brazos que se unen para formar un ángulo recto.

En el ámbito civil o de vivienda, los palacios resaltaban mucho. Sin embargo, el término civil abarcó también edificaciones como bibliotecas u hospitales.

Arquitectos italianos del Quattrocento

El Quattrocento se puede considerar como la fase inicial del movimiento renacentista. Y los más destacables arquitectos de este período fueron:

  • Filippo Brunelleschi: este arquitecto y escultor renacentista es muy reconocido por su magnífica obra, la Catedral de Santa María dei Fiore; representación de una combinación del arte gótico y la nueva era del renacimiento. También la Basilíca de San Lorenzo, y la Fachada del Ospedale degli Innocenti, que se convirtió en un orfanato para los niños de la ciudad de Florencia.
  • León Battista Alberti: este arquitecto ayudó en la finalización de la fachada de la Iglesia de Santa María Novella de Florencia. Construyó también el palacio de la familia Rucellai, el Templo Malatestiano, entre otras obras.
  • Michelozzo di Bartolomeo: construyó el Palacio de los Médicis- Ricardi.
  • Giuliano Sangallo: Diseñador de la iglesia Santa María delle Carceri en Prato.