Saltar al contenido

Arquitectura Romana

Arquitectura Romana

La arquitectura romana sin duda alguna, es una de las más representativas en la historia del arte y de las construcciones. De hecho, tiene influencia en la arquitectura posterior, incluyendo la que vemos hoy en día. Vamos a conocer sobre esta interesante arquitectura, sus características, historia y tipos de edificios.

Todo lo que debes saber sobre la Arquitectura Romana

Definida como una de las arquitecturas más influyentes, se caracteriza por tener amplios conocimientos de ingeniera, lo cual es mundialmente reconocido hasta el día de hoy. Las construcciones más significativas tienen características muy particulares, en cuanto a la elaboración de las gradas, las columnas, las arcadas y los arcos y demás aspectos; además, se le conoce como un tipo de arte muy romántico.

¿Qué es y en qué consiste la Arquitectura Romana?

Sus grandes obras incluyen anfiteatros, monumentos, acueductos y grandes palacios, los cuales fueron edificados con materiales como el mármol y el ladrillo. También incluyeron muchos adornos en metales, lo que le dio un toque suntuoso a este tipo de arquitectura.

Todas las obras eran edificas de forma muy sólida y con acabados impresionantes; es por eso que hoy en día todavía se pueden apreciar las grandes obras que dejó este tipo de arquitectura. Se considera como patrimonio de la humanidad cada una de sus edificaciones.

Historia de la Arquitectura Romana

Su base se origina en el mundo Griego. También destacan los aportes que recibieron de la cultura etrusca. Pero claro, poco a poco desarrolló su personalidad propia, viéndose en sus grandes edificaciones. Su arte se divide en tres grandes momentos, al igual que su historia: el período de la República, el periodo de Augusto y el periodo Imperial. Este último se divide en: de Tiberio a Trajano, de Adriano a Alejandro Severo y de Maximino a Constantino.

Este tipo de arquitectura es colosal, teniendo elementos arquitectónicos básicos y esenciales como el arco, la bóveda y la cúpula. Fue la creadora del relieve histórico, continuo y narrativo. Era muy práctica y funcional.

Órdenes de este Tipo de Arquitectura

Teniendo una influencia considerable, las órdenes clásicas de las columnas romanas son las de orden jónico, dórico y corintio. Con el tiempo se incluyeron otras dos, haciendo una mezcla de las primeras tres; lo que derivó en las órdenes: compuestas y toscanas.

Pero claro, se debe tener en cuenta qué significa cada orden. En el caso del orden dórico, podemos decir que es caracterizada por su sencillez. Su origen proviene de las construcciones de madera del periodo geométrico.

En el caso del orden jónico, estas eran las favoritas de los griegos asiáticos. Se dice que este es el aporte oriental, siempre bajo el precepto griego. Es una obra cargada de elegancia, belleza y fragilidad. Fue retomada por los romanos para continuar con su obra.

El tercer orden es el corintio. Se dice que es  una fusión de aspectos de la Grecia Clásica y el mundo Oriental. En la parte del capital, se observan detalles de vegetales, lo que representa el mundo alejandrino. Representa el tema femenino y fastuoso.

Vamos a explicar el orden compuesto. Este es uno de los cinco órdenes arquitectónicos de la arquitectura clásica romana. Es un derivado del orden jónico y corintio, incluyendo otros detalles que la hacen ver más elaborada.

En el caso del orden toscano, podemos decir que se deriva del orden dórico. Se le conoce también como el orden dórico – romano.

Materiales y Métodos de Construcción

Eran muy variados, entre los cuales podemos mencionar: la piedra, el hormigón, la madera y el mampuesto. En el caso de la piedra, esta era cortada en sillares regulares. En caso de que el material utilizado para construir fuese pobre, era revestido con estucado, placas de mármol o con ornamentación de mosaicos o pinturas, para hacerlo de mejor calidad.

Según la disposición de los materiales en los distintos muros que construían, podían obtener distintos aparejos. Había una combinación muy conocida, llamada soga y tizón. Todo tenía que ver con la disposición de los materiales en cada obra. Además, era muy común compactar con un mortero de cal. Este método sustituyó la inclusión del barro en las edificaciones romanas.

Cabe destacar que los romanos usaban el ladrillo cocido en muchas de sus construcciones. Sin embargo, analizaron que este tipo de materiales era difícil de manejar en sus construcciones. Por tanto, decidieron cambiar al hormigón, ya que era muy económico y también muy fácil de trabajar, si se compara con la piedra.

Tipos de Construcciones

Sus edificios más emblemáticos son: Los Templos Romanos, los cuales estaban destinados a rendir culto a los Dioses venerados en esa época. El Panteón, para de igual forma, venerar a Dioses, aunque hay dos Reyes enterrados allí. Las tumbas o mausoleos, que están ubicados en las afueras de la ciudad, eran grandes y circulares. La torre de Escisiones, ubicada en Tarragona de la cual todavía quedan restos importantes; y el Monumento de la Familia Julia, construido en Francia.