Buscar

Tuitearte

Blog de historia del arte

Categoría

Arquitectura

Edificios, intervenciones urbanísticas, Parques, Grandes estructuras

San Pietro in Montorio de Bramante

San Pedro en el monte de oro
Donato Bramante. 1502. Academia de España en Roma
Foto: wikimmedia

Esta pequeña construcción situada en el patio interior de la Academia de España en Roma, es una de las construcciones más importantes del arquitecto del cinquecento Donato Bramante, cuya concepción influirá de forma clara en la propuesta del propio arquitecto para la Basílica de San Pedro del Vaticano.

Según la tradición está levantado sobre el lugar exacto en el que el apóstol San Pedro fue martirizado crucificándolo cabeza abajo. La roca en la que supuestamente fue clavada la cruz se conserva en la cripta sobre la que se levantó el edificio.

Por este motivo Bramante elige una tipología constructiva retomada de los martyrium: edificio de planta circular cubierto con cúpula semiesférica y rodeado de un peristilo de columnas de orden toscano, reutilizadas de un antiguo templo.

tempietto de San Pedro
El templete ocupa todo el patio

La pureza con la que traza las líneas de los planos del edificio, su austeridad decorativa y el clasicismo de la propuesta han convertido a esta pequeña edificación en todo un manifiesto de la arquitectura del Cinquecento, que el propio Bramante trasladaría a su propuesta para la nueva basílica de San Pedro, y que en su concepción se mantuvo con pequeñas modificaciones cuando retoma las obras Miguel Ángel.

El interior del tempietto apenas tiene 4,5 metros de diámetro, lo que nos indica que no fue concebido para ser utilizado, ya que apenas podría albergar en su interior a más de 4 o 5 personas. Es una construcción pensada para ser contemplada más que para ser utilizada, sería más un monumento que un edificio.

La iglesia que alberga en su interior este templete es la iglesia de San Pedro en el monte de oro, un convento de franciscanos españoles en Roma.

Este templete que a simple vista puede parecer por su tamaño y su concepción una obra de menor importancia es un compendio no ya de la arquitectura de Bramante, sino un modelo de clasicismo en base al cual se articulará el lenguaje arquitectónico clásico de todo el renacimiento europeo.

La Antigua Mezquita de Córdoba

Antigua Mezquita de Córdoba
Época cordobesa. Siglo VIII
Foto: Wikimmedia

La Mezquita de Córdoba es una de las joyas del arte hispanomusulmán de nuestro País y uno de los mejores ejemplos del arte de los primeros años de época musulmana en Al-Andalus, el conocido como periodo cordobés.

Construida entre los siglos VIII y X es fruto de la aportación de ocho Emires que Córdoba que materializaron una serie de reformas y ampliaciones desde que la iniciara Abderraman I en el año 785 y terminara la última ampliación de cierta entidad a manos de Al-Mansur en el 987.

Formalmente se trata de una mezquita con sala hipóstila en la que un bosque de columnas soportan la techumbre de un espacio destinado a la oración en torno al muro de la Quibla, que marca la dirección hacia la que los fieles dirigen sus plegarias y que es el lugar en el que se localiza el mihrab, espacio de pequeño tamaño destinado a albergar las escrituras sagradas: el Corán.

El “bosque” de columnas de la mezquita de Córdoba es singular por la solución arquitectónica que diseñaron los arquitectos que idearon una superposición de soportes -columnas abajo y pilares arriba- con la que consiguieron ganar altura y crear un efecto estético sin parangón al permitir el paso de luz y la comunicación entre ellas.

Un total de 1300 columnas soportan la techumbre del edificio y componen las 19 naves perpendiculares a la quibla, que suman un total de 120 metros de anchura y una longitud máxima de 190 metros.

Uno de los elementos más característicos es la alternancia de colores en las dovelas, fruto de la combinación del ladrillo con la piedra.

El mihrab, que es la parte más importante del edificio por su carácter sagrado es de mármol, está profusamente decorado con yeserías y mosaicos de inspiración bizantina materializados por artesanos venidos desde Constantinopla para materalizar la decoración de inspiración vegetal del alfiz que enmarca el arco de la entrada del Mihrab. Debido a las sucesivas ampliaciones, aunque en un primer momento se encontraba en el centro del muro de la Quibla, poco a poco fue quedando desplazado hacia un lado.

Pero sin duda y más allá del indudable valor estético y material de la obra por lo que destaca este edificio es por la conversión que sufrió en catedral, La Catedral de la Asunción de Nuestra Señora, tras la conquista de la ciudad en el año 1236, sufriendo algunas transformaciones. Una de estas intervenciones consistió en levantar una gran nave cristiana de estilo renacentista, para lo que hubo que destruir una parte de la sala hipóstila del edificio precedente.

Esto que podría considerarse una tragedia, que lo es, tiene como lectura positiva que al menos permitió que el edificio precedente se conservara, algo que no solía ocurrir con las mezquitas, que los cristianos arrasaban sistemáticamente tras conquistar una ciudad y que nos ha privado de conocer muchas importantes obras de ésta y otras épocas posteriores.

Villa Saboya de Le Corbusier

Villa Saboya es considerada una de las obras cumbre del conocido como movimiento moderno en arquitectura. Situada en Poissy, una localidad a las afueras de París, fue proyectada en 1929 por uno de los arquitectos más influyentes de su época y de épocas posteriores: Le Corbusier.

El edificio es una obra paradigmática del arquitecto porque en ella se incluyen los 5 puntos sobre los que se asienta la concepción arquitectónica del artista.

Los cinco puntos de la arquitectura

1.- Se trata de una vivienda de lujo en un lugar relativamente aislado de la civilización

2.- Está rodeado de un bosque poco frondoso

3.- Paralalelepípedo sobre pilotis con 4 fachadas prácticamente iguales

4.- Cubierta plana sobre la que se sitúa un jardín

5.- Ventanas de gran tamaño que permitan iluminar el interior completamente con luz natural.

Le corbusier proyectó esta vivienda como paradigma de la vivienda habitable de forma que el diseño de la misma se hizo teniendo en cuenta en todo momento que iba a ser destinada para uso residencial.

El diseño incluye aspectos como el espacio entre pilotis (4,75 metros de separación) que circunda la planta baja con la anchura suficiente para que un coche de tamaño estándar pudiera pasar por él sin necesidad de maniobrar.

La concepción del paisaje es singular porque Villa Saboye no se funde en el mismo, sino que se posa en él, caraterística ésta que le permite integrarse en cualquier lugar de la tierra sin que ello supusiera una diferencia en la percepción que tendríamos del edificio.

En el fondo de esta ideas subyace la corriente de producción viviendas como objetos en serie como los coches, o los electrodomésticos.

Un aspecto muy destacado es el jardín colgante que coloca a 3 metros de altura en el Solarium, al tiempo que aisla la parte habitable del entorno natural, que queda independizado y separado de la parte construida útil.

La parte principal de la vivienda de los propietarios de la casa se sitúa en la primera planta del edificio mientras la planta baja queda destinada a uso del personal de servicio, hall de recepciones y garaje para tres vehículos.

Le Corbusier. 1929. Poissy. Francia
| Fuente de la fotografía: galeria de flickr Tim Brown

El arco de Constantino en Roma

Arco de triunfo de Constantino
315 d.c. Roma
Foto: Wikimmedia

El arco de Constantino es un arco de triunfo que separa el recinto del Coliseo de la colina del Palatino y que se erigió para conmemorar la victoria del emperador Constantino I “El Grande” en la batalla del puente Milvio sobre Majencio en el año 313 d.c.

El arco está situado en medio de la via triumphalis, que era la que utilizaban los emperadores cuando accedían a la ciudad de Roma tras haber conquistado territorios o ganado batallas.

Con 25 metros de anchura y 21 de altura es el arco de triunfo conservado de mayor tamaño, de los tres que todavía pueden verse en Roma (Arco de Tito y Arco de Septimio Severo).

El esquema que sigue es parecido al del arco de Septimio Severo, con un arco principal de 11 metros de altura flanqueado por sendos arcos más pequeños de algo más de 7 metros de altura. Todo ello sobre un alto basamento de mármol sobre el que asienta el muro.

El edificio es de mármol a excepción de la parte superior o ático que es de ladrillo recubierto por placas de mármol talladas con figuras e inscripciones.

Construido en una época en la que Roma está en plena decadencia, se sabe que buena parte de los materiales utilizados para su construcción fueron reutilizados de otros monumentos: en el ático, con relieves de Marco Aurelio, ocho medallones de un arco de Adriano con motivos cinegéticos y dos relieves monumentales de Trajano y su victoria frente a los Dacios en el vano del arco.

De época constantiniana es el basamento, los frisos encima de los arcos en los que se narra la victoria sobre el puente Milvio y los frisos laterales del arco

Una inscripción en una placa de bronce, hoy perdida, en el ático y cuya impronta todavía puede apreciarse claramente, rezaba lo siguiente:

al Emperador César Flavio Constantino, el más grande, pío y bendito Augusto: porque él, inspirado por la divinidad, y por la grandeza de su mente, ha liberado el estado del tirano y de todos sus seguidores al mismo tiempo, con su ejército y sólo por la fuerza de las armas, el Senado y el Pueblo de Roma le han dedicado este arco, decorado con triunfos”

Este tipo de contrucciones eran frecuentes en la Roma de la expansión territorial y las conquistas militares. En este caso Constantino se sirve de esta tipología de propaganda para resaltar su victoria sobre Majencio, al morir este y buena parte de su ejército al derribarse el puente Milvio, que cruzaban en su huida del ejército de Constantino, una representación del poder de un emperador que gobernó Roma durante 31 años.

Arco, Boveda y ornamentación al servicio de la propaganda y la ostentación del emperador que declaró oficial la religión cristiana y que terminó con varios siglos de persecuciones religiosas y conflictos internos.

La Pedrera de Gaudí

La pedrera
Antonio Gaudí. 1910. Passeig de Grácia. Barcelona
Foto: tilo 2005

También conocida como Casa Milá es una de las obras de madurez de Antonio Gaudí, lo que hará que encontremos en ella gran parte de las características que definen su particular y especial concepción de la arquitectura.

Patio interior de la Pedrera
Foto: _bianconero

La obra fue encargada a Gaudí por el matrimonio de Pere Milá i Camps y Roser Segimon i Artells, que entusiasmados por la Casa Batlló, en el espacio exacto que anteriormente dividía la ciudad de Barcelona y la villa de Gracia.

La Pedrera es un edificio civil que diseñó Gaudí como vivienda en una unidad de urbanización de las que planeó Ildefonso Cerdá para el ensanche de Barcelona. Estas unidades de urbanización constan de solares cuadrangulares con las esquinas en chaflán, que aprovechó Gaudí para concebir un edificio en el que apenas encontramos una línea recta.

En un principio fue un edificio destinado a vivienda de burgueses de cierta posición económica , interesada por mostrar, a través del lugar en el que viven, la modernidad y su supremacía económia.

El Modernismo de Gaudí se convierte en la época en el símbolo del poder económico por excelencia de la incipiente burguesía industrial de la Barcelona de principios del siglo XX, que cansada de la vulgaridad en la que había caído la sociedad con la estandarización derivada de la industrialización, demandaba edificios ostentosos en los que la decoración con elementos artesanales como la forja o la cerámica les dieran una significación y una distinción propia de su clase.

Chimeneas en la Pedrera
Foto: Arian Zewergs

Sin embargo, y a pesar de su aparente rechazo por lo que ha traído la industrialización, Gaudí se sirve de las nuevas posibilidades que ha traído ésta a la arquitectura para concebir espacios más grandes y con configuraciones diferentes a las tradicionales, basadas en habitaciones rectangulares.

El edificio consta de un bloque de seis plantas organizadas en torno a dos patios interiores que al exterior se integran gracias a una fachada que integra ambos edificios gracias a una serie de ondulaciones que otorgan cierto ritmo a la fachada y oberturas para facilitar la iluminación de los espacios interiores.

Características e icónicas son las chimeneas que se encuentran en la azotea y que tienen una forma antropomorfa al representar a una especie de guerreros cuyas cabezas se protegen por yelmos, cuyos orificios para los ojos sirven como elementos para evacuar el humo.

El gusto por la línea curva y la asimetria, así como el uso de técnicas tradicionales en la decoración como el azulejo y la forja, le sirven al arquitecto para alejarse del medievalismo que caracterizó a sus primeras obras.

Mosaicos de San Apollinar el nuevo

Mosaicos de San Apollinar Nuevo
Mosaicos de San Apollinar. parte inferior. s. VI d.c. Ravenna
Foto: Wikimmedia

La basílica de San Apolinar el nuevo de Ravenna es uno de los templos de época ostrogoda que mejor se han conservado, aunque pocos años después tras la conquista de Ravenna por parte del imperio bizantino fue redecorada y convertida al culto católico, ya que originalmente estaba dedicada al arrianismo.

Sabemos que formaba parte del conjunto de construcciones palaciegas de Teodorico,  lo que motivó que cuando fue conquistada la ciudad se hicieran una serie de transformaciones en los edificios para adaptarlos al nuevo culto.

El cordero de dios
Escena de la vida de Cristo en San Apollinar Nuevo
Foto: Wikimmedia

La ortodoxia católica del imperio bizantino, especialmente del obispo Agnello, supuso una serie de transformaciones en el edificio para eliminar cualquier referencia a la época anterior, como una serie de escenas relacionadas con la religión arriana que fueron eliminadas u ocultadas.

En el caso de San Apollinar se conservaron los mosaicos del friso de nave central con escenas de la vida de Cristo, las procesiones de Santos y profetas y las vistas del palatium de Teodorico y el puerto de Classe.

La decoración de la nave central la podemos dividir en tres partes:

  • Superior. Con motivo alegórico en el que dos palomas flanquean recuadros con escenas de la vida de Cristo, que destacan por el gran detallismo de las mismas.
  • Central. Incluye mosaicos entre las ventanas con representaciones de santos y profetas.
  • Inferior. Esta parte destaca por ser la de mayor tamaño y la más compleja iconográficamente. En el lado derecho vemos una representación del Palacio de Teodorico y a continuación una procesión de santos mártires hacia una representación de Cristo entronizado. En el lado izquierdo una representación del puerto de Classe y a continuación una procesión de santas vírgenes que termina en una Theotokos a la que los tres reyes magos ofrecen sus presentes al niño, y que encabezan la comitiva.

Las procesiones de mártires y vírgenes evidencian algunos rasgos del arte propio del imperio Romano de Oriente, como la repetición de gestos, el preciosismo, la indumentaria, la bidimensionalidad, la frontalidad, los fondos dorados o el uso generalizado de elementos vegetales con fines ornamentales.

Basílica de la Natividad en Belén

Nativity Church
Siglo IV. Iglesia de la Natividad en Belén (Palestina)
Foto: Wikimmedia

Dentro de los vestigios arquitectónicos del cristianismo que se conservan todavía en Tiera Santa, la Basílica de la Natividad de Belén merece una especial consideración, sobre todo en estas fechas.

Si hay algo que destaca de este edificio es la austeridad y sencillez del conjunto, en contraste con lo que asociamos a Navidad, una época de luces, excesos y ornamentaciones especiales para la ocasión.

Nativity Basilic of Belén
Esterior de la Basílica de la Natividad:
Foto: Wikimmedia

Más allá del simbolismo religioso de este santo lugar, es importante señalar que es una de las construcciones de época bizantina que mejor han conservado su estructura, sumando así a su valor simbólico un importante valor histórico artístico.

Según cuenta la historia Jesús nació en un pesebre porque la noche del 24 de diciembre no encontraron sitio en la posada.

Según se cuenta en los evangelios apócrifos finalmente nació en una cueva -en la época estaban unidas a las viviendas y se utilizaban para guardar el ganado (buey y mula)- lo que se correspondería con la construcción de un santuario romano por parte de Adriano, que de esta forma pretendió simbolizar la supremacia del poder romano frente a la nueva religión cristiana, levantando en el mismo lugar en el que supuestamente nació el mesías, un altar para el culto pagano de adonis.

No tenemos muchos más datos para refrendar esta teoría, lo que a diferencia de otros lugares sagrados como el Gólgota -crucifixión- o el santo sepulcro -inhumación-, la exactitud del lugar como sitio histórico es más dudosa.

La basílica fue mandada construir por Santa Helena, madre de Constantino “El Grande”, en el año 326 d.c. En origen se trató de un edificio de planta centralizada octogonal con 4 m de diámetro, construido sobre la cueva en la que nació Jesucristo.

En el año 530 un incendio destruyó completamente la iglesia, que fue reedificada en época bizantina por Justiniano, que le dió el aspecto que tiene en la actualidad.

Como antesala de la basílica una gran plaza a modo de atrio -Plaza del pesebre- que da acceso a través de un nártex al edificio. La planta de la basílica es rectangular y culminada en tres ábsides, donde se ubican el altar mayor, el de la Virgen y el de la Circuncisión.

Nativity church
Interior de la de la iglesia
Foto: Wikimmedia

De la decoración interior destacan las columnas con figuras de santos realizadas en época de las cruzadas y los mosaicos del pavimento.

Al interior sorprende en la actualidad el enorme Iconostasio (actualmente es una iglesia para el culto ortodoxo) con gran cantidad de icionos y las numerosas lámparas doradas que iluminan el espacio interior, y especialmente en la parte anterior del iconostasio.

Pero lo que más destaca de esta basílica es la Gruta de la Natividad, ubicada detrás del altar, y a la que se accede desciende por unas escaleras que dan paso a un estrecho pasaje.

El interior de la grutaes un espacio recubierto de mármol y con una estrella de plata que marca el lugar exacto en el que nació Jesús, y que lleva la inscripción “Hic Virgine Maria Jesus Christus natus est”. Actualmente una mesa de altar a la que se accede por dos escaleras laterales sirve para oficiar algunas celebraciones en el lgar mismo en el que nació Jesucristo un 24 de diciembre.

Castillo de Luna en Mairena del Alcor

Mairena's Castle
S.XIV. Restaurado por George Bonsor en 1902. Mairena del Alcor
Foto: jorge3

El Castillo de Luna en Mairena del Alcor no será probablemente una obra destacable artísticamente. Su importancia tiene otras cualidades más allá de las puramente artísticas. Es un documento histórico que da testimonio del trabajo en nuestro país de uno de los arqueólogos que más hizo por la arqueología moderna en España y por la cultura en la comarca de Los Alcores: George Bonsor.

El motivo de incluirlo dentro de nuestras pildoras de arte es que este castillo perteneció a mi familia. George Bonsor, el arqueólogo inglés que restauró el edificio, se casó con mi tía abuela y nuestra familia heredó la propiedad del inmueble.

El departamento de patrimonio de la Junta de Andalucía se lo compró a mi familia en 1985 para restaurarlo y albergar en su interior un museo dedicado a George Bonsor, o tío Jorge, como le recuerdan los más veteranos de mi familia.

El Castillo

Se emplaza sobre un promontorio situado al sur de la localidad, conocido como La Vega.

El conjunto se articula en una parcela de planta cuadrada con cuatro torres en sus esquinas, que delimitaban al interior el patio de armas de la fortaleza. Está rodeado por un foso excavado en el suelo de piedra que dificulta el acceso al recinto, cumpliendo así con su función defensiva.

Sus cuatro torres tienen estructuras similares están construidas en los mismos materiales. Son todas de planta de unos 8 m de lado y con alturas en torno a los 7 metros.  Los muros, de mamposteria, tapial, ladrillo y refuerzos de cantería tienen un espesor aproximado de 2 metros.

Las torres están orientadas a los puntos cardinales:

Torre Norte o torre del Duque: en ella se albergaban las dependencias e la servidumbre, la cocina y el lavadero.

Torre Sur o torre Mocha: se denomina así por encontrarse parcialmente derrudia (desmochada). Fue acondicionada como almacen y aljibe de agua.

Torre Este o torre de la campana: debe su nombre a la campana que se sitúa en la azotea. Es en esta construcción donde tenía George Bonsor sus aposentos personales.

Torre Oeste o torre derruida: Su aspecto ruinoso nos permite apreciar los elementos constructivos originales. Durante la restauración no se destinó uso alguno para este espacio, que Bonsor se limitó a consolidar para evitar su derrumbe tras años del expolio de materiales que sufrió durante siglos.

George Bonsor
Vista aérea del castillo de Luna en Mairena del Alcor
Foto: excitng club

George Bonsor

Fue un conocedor de antigüedades, pintor, arqueólogo , historiador y marchante de arte de origen francés y nacionalidad británica.

Era conocido como Jorge Bonsor por amigos y vecinos de Carmona y Mairena del Alcor, donde vivió en diferentes etapas de su vida.

Fue un precursor de la arqueología moderna en España, además de ser el descubridor de alguno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Andalucía Oriental, como la necrópolis y el anfiteatro de Carmona, los yacimientos de Los Alcores, Setefilla en Lora del Río y participó en las excavaciones de Baelo Claudia en Cádiz.

Escribió varias publicaciones relacionadas con sus descubrimientos y recopiló gran cantidad de materiales procedentes de sus excavaciones y adquisiciones en subastas de arte y mercadillos, que componen el grueso de los objetos expuestos en el museo que alberga actualmente el castillo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑