Saltar al contenido

Cultura Mesopotámica, la Cuna de la Civilización tal y como la Conocemos

La cultura mesopotámica fue sin duda alguna el origen de la evolución humana y de todo lo que podría considerarse el inicio de la formación del ser humano civilizado. Su nombre significa: “entre aguas” o “entre ríos”, por su localización tan peculiar situada entre los ríos Tigris y Éufrates; si se compara con la geografía actual, podría considerarse que fue lo que ahora conocemos como Irak.

Legado Histórico de la Cultura Mesopotámica

Los legados más importantes que nos dejó la cultura mesopotámica y que permanecen vigentes a día de hoy, son:

  • Las concepciones y los conocimientos jurídicos; el derecho sobre cómo se organizan los sistemas públicos y privados en los distintos ámbitos de la vida cotidiana.
  • La cultura mesopotámica es considerada la inventora de la escritura; los contratos escritos sobre tablas de arcilla se hacían para definir los acuerdos entre personas; igualmente, se realizaban contratos escritos para definir los acuerdos de préstamos, o también para definir los acuerdos de traspaso de bienes, entre otros.
  • Esta cultura permitió un gran desarrollo del derecho civil y mercantil a nivel mundial tal como lo conocemos hoy en día, el cual forma parte de las ciencias sociales.
  • La astronomía; mediante esta práctica se predijeron una gran cantidad de eclipses de luna, se pusieron nombres a las constelaciones que hoy en día conocemos y también se realizaron diversos descubrimientos acerca de las distintas fases por las que pasan los planetas de nuestra constelación. Se Inventó el Calendario, al cual se le añadía un mes extra cada 6 años.
  • Inventaron la rueda; este revolucionario invento fue diseñado para que la agricultura tuviera un sistema de riego mucho más sencillo y fácil.

Características de la Cultura Mesopotámica

Las características más resaltantes de la cultura mesopotámica son las siguientes.

  • Tenían un sistema de gobierno piramidal: en lo más alto se encontraba, por supuesto, el emperador como la máxima autoridad, y era el que tomaba las decisiones importantes; luego venía el primer sacerdote y después venia el ejército.
  • El sistema social mesopotámico estaba constituido de la siguiente forma: la clase más alta estaba integrada por el emperador, además de sus allegados más cercanos del gobierno y los sacerdotes; luego venía la clase media, la cual estaba integrada por los comerciantes y los funcionarios medios del gobierno; y por último, en la clase más baja estaba el pueblo, donde convivían los campesinos, los artesanos y los esclavos.
  • La clase más pudiente tenía un nivel intelectual muy alto; por su nivel científico, médico, matemático y literario lograron realizar inventos y descubrimientos que fueron de gran importancia para el desarrollo de la humanidad, algunos de los cuales hemos mencionado previamente.
  • La cultura mesopotámica desarrolló una religión politeísta, ya que adoraban a varios dioses, los cuales estaban asociados a las actividades que realizaban. Por ejemplo: si eras agricultor entonces adorabas al dios de la agricultura; si pertenecías al ejército, entonces adorabas al dios de la guerra; y así sucesivamente con otras actividades y otros dioses.
  • En la cultura mesopotámica convivían una gran cantidad de lenguas; esto estaba motivado a las distintas razas migrantes que cohabitaban en su territorio. Igual pasó con el arte y las diversas técnicas que utilizaban para hacer sus esculturas.
  • Las técnicas que utilizaba los campesinos y los artesanos para fabricar sus casas era muy rupestre y sin ventanas; ya que, siendo de clase baja, no contaban con los medios económicos para hacer una vivienda mejor; además, estaban muy influenciados por los diferentes matices culturales provenientes de otras regiones. No sucedía así con los habitantes pertenecientes a la clase alta, que vivían en grandes palacios y trabajaban en espaciosos edificios.