Saltar al contenido

Cultura Tolteca, Civilización Pacífica, pero con Actitud Guerrera

Cultura Tolteca

Durante los cambios ocurridos en Mesoamérica, entre los años 650 y 800 d.C., emergió la mítica, sagaz y guerrera cultura Tolteca. Una civilización pacífica pero con una actitud guerrera; es originaria de la tribu Chichimeca, que decidió desplazarse desde el noreste de México, y establecerse en la Meseta Central, lugar donde se ubican los actuales estados de Tlaxcala, Hidalgo, Morelos, Puebla y Ciudad de México.

La cultura tolteca nació de maestros constructores; es por ello que, en su capital Tollan-Xicocotitlan, realizaron construcciones de carácter mítico; donde se revelaron conocimientos religiosos y astronómicos, que influyeron notablemente en la mayoría de los pueblos indígenas mesoamericanos. De esta manera, para los habitantes de Mesoamérica, tener un linaje tolteca representaba respeto y autoridad.

Dioses principales de la Cultura Tolteca

  • Quetzalcóatl o serpiente emplumada; era el dios principal, y estaba relacionado con Venus; era para ellos el dios de la creación, la fertilidad y la cultura.
  • Mixcoatl, dios creador del fuego celeste, así que se le relacionaba con la vía láctea; se dice que también creó a los hombres, y es el padre de Topiltzin.
  • Xipé Totec; se dice que hizo un gran sacrificio al arrancarse los ojos; lo hizo con el propósito de que el maíz germinara y que así el pueblo pudiera alimentarse.
  • Itztlacoliuhque; dios de los cambios climáticos, como los desastres y también la temperatura.
  • Centeoltl o diosa del maíz; se dice que se transformó, tomando forma de hombre y mujer.
  • Tlaloc; era venerado como dios, pues creían en que este tenía poder sobre las lluvias y la fertilidad.
  • Tezcatlipoca o espejo negro humeante; dios de la tierra y del cielo, de las guerras e incluso de la oscuridad.
  • Tloque Nahuaque; era considerado la deidad responsable de crear el universo; era padre de la armonía y del orden en la vida.

Características de la Cultura Tolteca

La cultura tolteca es fascinante; ya que sus costumbres y tradiciones fueron muy originales y distintas a las de otras culturas. Las características más importantes de esta cultura son las siguientes:

Sistema de gobierno

El sistema de gobierno tenía en lo más alto a los jefes militares; luego, se encontraban los sacerdotes, que se encargaban de organizar los rituales y los calendarios. A continuación, estaba la clase baja, que eran los artesanos, agricultores o alfareros y por último estaban los esclavos.

Economía

Su economía se sustentaba principalmente de la agricultura; sin embargo, esta civilización también trabajó con los metales y las piedras, elementos que posteriormente servían para comerciar y adquirir a cambio otros.

Artesanía

El tallado de piedra, el uso de la cerámica, la pintura o los murales, eran la base de su artesanía. Esta técnica se vinculaba con los ritos religiosos, así como con otro tipo de representaciones o expresiones.

Arquitectura

Su arquitectura fue de gran importancia; debido a que introdujeron trabajos artísticos en las columnas, destacando la manera antropomorfa o la de serpiente emplumada.

Mitología

Esta civilización creía en varios dioses; sin embargo, fue la responsable de crear el gran dios por excelencia de la mayoría de culturas precolombinas: Quetzalcóalt, se le rendía culto casi de forma constante y se convirtió en una máxima en las vidas de los ciudadanos de esta sociedad.

“Los Cuatro Acuerdos de la Sabiduría Tolteca”

Otro rasgo de la cultura tolteca fueron los conocimientos esotéricos que los rodeaban. Estos conocimientos fueron transmitidos a través de generaciones, entre el que se destaca el llamado «Los Cuatro Acuerdos de la Sabiduría Tolteca» que se refiere a principios de la conducta:

No supongas

No des nada por supuesto. Si tienes dudas aclárala. Si sospechas, preguntas. Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y no tienen fundamento.

Honra tus palabras

Sé coherente con lo que piensas y lo que haces. Ser auténtico te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

Haz siempre lo mejor

Si siempre haces lo mejor que puedes, nunca te recriminarás ni te arrepentirás de nada.

No te tomes nada como personal

En la medida que alguien te quiere lastimar, ese alguien se lastima a sí mismo y el problema es de él y no tuyo.