Saltar al contenido

Cultura Vikinga, el legado de los gigantes del Norte

Cultura vikinga

La imagen que tenemos hoy en día de los vikingos no es que sea muy positiva para ser sinceros. Esto se debe entre otras razones a que algunas de sus costumbres eran las de saquear pueblos y ciudades e infundían un miedo terrible entre sus enemigos y también entre las víctimas de sus saqueos, de ahí que estos fueran tan prolíficos. Aunque para ser correctos es de gran importancia resaltar que muchas de las historias que hemos oído acerca del pueblo vikingo son leyendas, algo que engrandece todavía más esta cultura. Y es que el halo de misterio que rodea a la civilización vikinga hace que sea un pueblo apasio       nante de estudiar y conocer. 

No podemos hablar de los vikingos sin hablar del mar, ya que lo cierto es que eran marineros experimentados, de forma que la mayoría de ataques o conquistas que realizaban, las hacían en barco. Otras culturas coetáneas a la hora de nombrarlos utilizaban el término bárbaros. No es de extrañar si tenemos en cuenta que se les conocía como el terror del norte.

Además de esto, una de sus peculiaridades es que se lanzaron a conquistar europa por el mar, de tal forma que en el año 885 d.C. comenzaron una de las hazañas más famosas del pueblo vikingo, el asedio de París. Sitio que terminaría con un acuerdo con el Emperador francés Carlos III el Gordo. Esta es una de las muestras de la facilidad de los vikingos para irrumpir en la política medieval europea.

Orígenes del pueblo vikingo

Los albores de esta gran civilización se sitúan principalmente en pueblos de la costa escandinava bañados por el Mar del Norte, Mar de Noruega y el Mar Báltico, a esto se debe que la existencia del pueblo vikingo siempre estuviera estrechamente relacionada con el mar. Fue allá por el año 790 d.C. que nace esta civilización. Fue entonces que comienzan a navegar los mares con sus barcos, principalmente el Báltico y el de Noruega. Debido a su pericia con los navíos realizaron numerosos asaltos y saqueos a ciudades y poblaciones europeas entre el año 800 y el 1200.

Se puede tender a creer que esta “bárbara” civilización se quedaría salvaguardando sus costas de otros pueblos invasores, pero nada más lejos de la realidad. El pueblo vikingo extendió sus dominios a tierras vecinas como Islandia, Groenlandia o Reino Unido, además de como es lógico Dinamarca, Suecia y Noruega. Estos tres últimos países fueron los pilares fundamentales de la civilización vikinga y como prueba de ello, aunque cada una de ellas es diferente, comparten el idioma como elemento en común.

Como curiosidad os diremos que el término vikingo proviene de una región del país noruego llamada Vikin. Se cree pues que la palabra “vikingo” es su gentilicio.

Los vikingos: momentos clave de su historia

Corría el año 793 cuando los vikingos desembarcaron en Lindisfarne, región que se encuentra en la costa inglesa, fue allí donde, portando hachas, espadas y martillos, masacraron a los monjes que allí vivían, robando y saqueando todos sus enseres y valiosas reliquias y tesoros, entre ellos oro, plata y joyas para después subir a los barcos y desvanecerse entre las aguas del Mar del Norte. Como decíamos antes, esto hizo que su leyenda comenzara con multitud de sombras a su alrededor. 

guerreros vikingos

La cosa no quedó ahí, pues posteriormente sucedió algo similar en Irlanda. Su modus operandi siempre era el mismo, saqueaban tierras, dejaban regueros de sangre a su paso y no volvían a dejarse ver, pues volvían a sus tierras donde permanecían hasta que llegara la primavera, cuando atacaban de nuevo.

En el año 799, habiendo transcurrido solo 6 años desde los famosos saqueos de Inglaterra e Irlanda, una costa que se encuentra entre Holanda y Dinamarca, más conocida como Frisia, fue ocupada por vikingos daneses. Tan solo seis años después en el 799, los vikingos daneses deciden invadir una costa europea que se encuentra entre Dinamarca y los Países Bajos, conocida como Frisia. Además se valen de ríos para entrar y saquear ciudades y pueblos del centro de Europa. 

La tierra hoy conocida como Dublín, en Irlanda, fue testigo de un hecho histórico pues fue ahí cuando en el 840 acamparon por primera vez los guerreros vikingos. Esa era la única vez hasta la fecha que habían decidido pasar el invierno fuera de sus hogares. Esto se debió principalmente a sus ansias de riquezas, ya que pensaron que volviendo a casa, perdían tiempo y que realmente podían utilizar ese tiempo para seguir saqueando y robando, por lo que de esa manera acumularían mayor fortuna si cabe, y así lo hicieron. Lo cierto es que ocuparon con éxito estas tierras irlandesas. 

La ambición crecía y de igual manera lo hacían sus planes, puesto que decidieron emprender viajes al Mar Mediterráneo visitando las tierras que hoy día corresponderían a España y al país luso. Siendo el año 844 cuando el pueblo vikingo consigue saquear y asolar varios pueblos de estas tierras y hasta el punto de que Sevilla se convierte en su asentamiento durante un breve tiempo. Decidieron asentarse aquí un tiempo ya que sus tropas se mermaron de manera considerable debido a que los árabes que poblaban la península opusieron una gran resistencia a ser invadidos y les infligieron un duro correctivo. Tuvieron que poner algo de tierra de por medio si no querían terminar aniquilados por completo y finalmente no les quedó otra que regresar a sus tierras. 

Tan solo 15 años más tarde, las tropas vikingas decidieron volver al Mediterráneo, pero a diferencia que la vez anterior, traían consigo un ejército mucho mayor y una flota gigantesca con el fin de saquear definitivamente la península y la parte norte de África. Y aunque no fue fácil, lo consiguieron. A riesgo de sobrecargar los barcos, ya que sus tesoros no dejaban sitio para nada más en las bodegas, se embarcan rumbo a Italia para atacar Luni y Pisa. 

En el año 845 también llegan a París para atacarla, pero el rey Carlos el Calvo intenta llegar a un acuerdo dándoles 3.000 kilos de plata para que abandonen la ciudad. Rompiendo el acuerdo pactado previamente con el rey Carlos, más tarde regresaron para devastar París y acceder a regiones como Toul o Troyes, entre otras. 

Posteriormente, en el 850 deciden, al igual que hicieran previamente en Irlanda, pasar el invierno en tierras británicas y allí es donde formaron su primera base de operaciones con fin estratégico la islas de Thanet.

Vikingos noruegos y vikingos daneses llegaron a Gran Bretaña poco después, pero esta vez su organización era la de un verdadero ejército, digna de los ejércitos de la Antigua Roma. Además, cada navío con cerca de una treintena de metros de eslora, cargaba con cerca de 100 hombres entre sus maderos. Poco tiempo bastó para que los vikingos se adueñaran de estas tierras del nordeste de Inglaterra.

Por si esto fuera poco, los vikingos se extendieron hasta Europa del este y Oriente Medio cruzando todo el continente hasta llegar a tierras bizantinas y alcanzando también el Mar Negro. Prueba de que los vikingos llegaron hasta la ciudad de Estambul (Bizancio en aquel momento) y huella que podemos visitar hoy día si viajamos allí, son las inscripciones vikingas que hay expuestas en la catedral de Hagia Sophia o Santa Sofía en esta ciudad, una de las más antiguas del mundo. 

Incluso los historiadores hablan de que estos lograron cruzar el río Volga y el Mar Caspio para arribar a la ciudad de Bagdad. Algunos de ellos se fueron quedando por el camino como los vikingos que decidieron afincarse en tierras como las cuencas de algunos ríos de Europa del este como gobernantes. Posteriormente a estos nórdicos se les empezó a llamar “Rus”, que según los expertos creen que dió nombre a Rusia, que significa “Territorio de los Rus”.

Estos ocuparon además innumerables tierras como los archipiélagos de Orcadas o Shetland en el s. VIII o las Islas Hébridas y Feroe a parte del este de irlanda ya en el siglo IX. Islandia fue otra de las tierras de las que los vikingos se apoderaron. Allí fundan el Althing o también conocido como Parlamento de Occidente. 

Dos hechos de gran importancia para la historia vikinga se dieron lugar en el año 985. Uno fue cuando Bjarni Herjolfsson avistó América del norte cuando se dirigía a Groenlandia, y esto nos lleva al otro hito que fue cuando en ese mismo año Erik el Rojo estableció una colonia en dicha isla extendiendo aún más los dominios nórdicos. Habiendo pasado ya unos años y habiendo entrado en el siglo XI, el vástago de Erik el Rojo, Leif, se dirige hacia el oeste para seguir expandiéndose pero los fieros ataques de las tribus nativas que se encuentra a su paso hace que desista y finalmente abandone la idea de expandirse en esa dirección.

Otro de los grandes hitos del pueblo vikingo fue a principios del siglo XI con la invasión de la ciudad británica de Londres por el río Támesis, aunque no fue muy fructífera ya que el rey inglés resistió la embestida vikinga. No fue así posteriormente en la batalla de Assandun. Es allí donde los vikingos vencieron a los ingleses y poco después Canuto II, rey vikingo, fue proclamado tras la victoria nuevo rey de Inglaterra. Pasaría a la posteridad con el nombre de Canuto el Grande. 

hacha vikinga

El final de la era vikinga y su desaparición fue desencadenada por gran batalla entre los reinos de Inglaterra y Francia, ya que Guillermo, hijo del gran Rollón y Duque de Normandía, es coronado rey de Inglaterra. Tal honor le llegó por haber derrotado a los ingleses en la gran batalla de Hastings en la segunda mitad del siglo XI, en la cual midieron sus fuerzas vikingos normandos y vikingos ingleses. Esto, como decimos, supuso el final de la era vikinga, pero su legado fue increíble. Mediante mares y ríos lograron extenderse y llegar a rincones desconocidos anteriormente, y fueron muchos los estados y tierras gobernados por nórdicos, esto hizo que su legado perdurase más allá de su existencia. 

Os dejamos un gran video para que comprendáis mejor la fascinante historia y los grandes viajes que realizaron en su época los vikingos. 

La mitología vikinga

La mitología vikinga se ha hecho famosa en nuestros días gracias a las películas y los comics de la compañía Marvel, con personajes tan carismáticos como Thor o Loki. Pero esta se remonta a hace más de mil años. Y es que la mitología nórdica bebe directamente de las colecciones de poemas conocidas como Eddas. La más longeva es la Edda Mayor ya que data del siglo X y está escrita en islandés. La Edda Mayor se compone de varios poemas de los cuales se desconoce su autor y se pueden clasificar principalmente en dos conjuntos: los poemas que tratan sobre las deidades nórdicas Thor y Odín, y los poemas que tratan sobre el orígen del mundo y su final. Por otro lado también se encuentra la Edda Menor que data del siglo XIII y fue escrita por Snorre Sturluson. Esta Edda se caracteriza por ser una especie de manual de poesía para los poetas guerreros escandinavos de la corte de reyes vikingos, más conocidos como escaldos o Skald. Se distinguen tres partes distintas dentro de ella, el Gylfaginning, que describe la mitología, el Skáldskaparmál, que habla de la lengua de los Skald, y el Hattal, enseña y da a conocer las reglas del lenguaje poético que estos han de usar. 

El mito de la creación

Ginnungagap era el gran vacío antes de que existiera un mundo, o cualquier cosa viviente en él. Lejos, al sur del Ginnungagap estaba el ardiente reino de Muspell, con sus largos y calientes ríos llenos de veneno y vastos lagos de fuego. Nada podría crecer en este reino ardiente.

Al norte estaba el oscuro y frío reino de Niflheim, donde los manantiales helados arrojaban ríos de hielo. Nada podía crecer aquí tampoco, ya que el cielo siempre estaba oscuro y las montañas eran bloques de hielo sólido.

Poco a poco, durante años y años y años, las explosiones de fuego y llamaradas de Muspell comenzaron a derretir las heladas montañas de Niflheim. Del hielo que se derretía, emergió el gigante Ymir, el primer ser del Ginnungagap. A su lado surgió una vaca del hielo llamada Audumbla. Ymir bebió la leche de la vaca y así fue como Ymir creció más y más.

La vaca lamía y se alimentaba de montañas enteras de hielo. Después lamió el hielo de dos seres más, esta vez el dios Buri (el primer dios de la mitología nórdica) y su esposa. Tuvieron un hijo llamado Bor, y el hijo de este fue llamado Odín, que se convirtió en el rey de todos los dioses.

Ymir era cruel y brutal. Odín y los otros dioses ya no podían soportar sus actos malvados y junto a los demás dioses lo mataron. El enorme cuerpo de Ymir formó la tierra. Su sangre se convirtió en el mar, su carne en la tierra, sus huesos en las montañas y su pelo los árboles. Los dioses, incluido Odín, crearon el cielo con el cráneo de Ymir, sujetado por cuatro grandes pilares.

escultura vikinga

Odín reunió chispas de las ardientes profundidades de Muspell y creó el sol y la luna. Éstos los puso en el cielo. Mientras el sol y la luna brillaban sobre el nuevo mundo en el Ginnungagap, el hielo comenzó a derretirse y las plantas y árboles comenzaron a crecer. El árbol más grande de todos era el Yggdrasil, que crecía en el centro de la tierra. Sus raíces penetraron en la parte inferior de la creación y sus hojas llegaron a la parte superior del cielo.

Odín estaba satisfecho con el nuevo mundo, y lo llamó Midgard, «La Tierra Media». Pero el mundo todavía necesitaba gente. En uno de sus paseos, Odín encontró dos árboles caídos, un fresno y un olmo. Odín los levantó del barro y creó el primer hombre y la primera mujer. Odín dio vida a los seres, les dio la razón y los sentimientos, el oído y la vista. Llamó al hombre Ask y a la mujer Embla. De estos dos surgió toda la raza humana. Los humanos tenían la difícil tarea de cuidar de Midgard, mientras los dioses ascendían a Asgard, su reino en el cielo.

Sin embargo, no todos estaban satisfechos con el trabajo de Odín. Las hermanas gigantes de Ymir seguían llorando su muerte y estaban buscando una forma de vengarse de los dioses que lo mataron. 

Se reunieron al pie de Yggdrasil y comenzaron a tallar líneas en él. Cada línea era una vida humana, llena de giros y vueltas, comenzando con el nacimiento de un hombre y terminando con su muerte. Al final de cada línea hicieron un corte profundo para asegurar que los humanos nunca fueran tan poderosos como los dioses.

Estos hechizos eran tan poderosos que ni siquiera Odín podía hacer algo para cambiarlos. Así, Yggdrasil pasó a ser conocido como «El Árbol de la Vida» y el hombre dejó de ser infinito para conocer su verdadero destino, la muerte.

Los dioses y diosas nórdicos

Odín

La suprema deidad de la mitología nórdica y la más grande entre los dioses nórdicos era Odín, el padre de todos los Aesir. Era el imponente gobernante de Asgard, y el inmortal más venerado. Este estaba en una implacable búsqueda del conocimiento juntos a sus dos cuervos, sus dos lobos y las Valquirias. Odin es el dios de la guerra y, siendo aunque pueda parecer paradójico, también lo es de la poesía y la magia. Es famosa la leyenda del sacrificio de uno de sus ojos para poder ver el cosmos con mayor claridad. Además en la mitología vikinga es conocido por su sed de sabiduría, tanto es así, que estuvo colgado del Árbol del Mundo, Yggdrasil, durante nueve días y nueve noches hasta que fue bendecido con el conocimiento del alfabeto rúnico. Su naturaleza inquieta permitió que desentrañara numerosos misterios del universo.

Frigg

La esposa de Odín, Frigg, era el arquetipo de belleza, amor, fertilidad y destino en la mitología vikinga. Era la poderosa reina de Asgard, una venerable diosa nórdica, dotada del poder de la adivinación, es por eso que estaba rodeada de un aire de secretismo y misticismo. Era la única diosa a la que se le permitía sentarse junto a su marido. 

Balder

La diosa Frigg y el dios Odín son los padres de Balder, que fue descrito como la vida entre el cielo y la tierra. Balder era el dios del resplandor, la belleza, la paz, la bondad y la justicia. Se creía que era inmortal, pero fue asesinado por Loki, quien engaño y colocó una flecha de muérdago (único elemento que podía herirle) en las manos del hermano ciego de Balder, Hodr, acabando así con la vida de su hermano. 

Loki

Loki era un dios travieso que podía cambiar de forma y adoptar, entre otras, la de un animal. Tras la muerte de Balder, Loki fue atado a tres rocas por los Aesir (familia a la que pertenecía Baldur) para que no volviese a hacer de las suyas. Tal y como narran las leyendas, Loki se liberará de sus cadenas cuando llegue el Ragnarok para luchar en la gran guerra de los dioses.

Thor

Thor era el hijo más conocido de Odín. Era el protector de la humanidad y el poderoso dios del trueno que empuñaba un martillo llamado Mjöllnir. Entre los dioses nórdicos, era conocido por su valentía, fuerza, poderes curativos y rectitud.

thor

Freya

Freya era una de las diosas más sensuales y apasionadas de la mitología nórdica. Se la asociaba con muchas de las mismas cualidades de Frigg: amor, fertilidad y belleza. Era la hermana de Freyr.

Freyr

Freyr era el dios de la fertilidad y uno de los dioses más respetados por el clan Vanir. Freyr era el símbolo de la prosperidad y del buen tiempo. Era frecuentemente retratado con un gran pene.

Heimdall

El dios Heimdall, conocido como el «más brillante» de todos los dioses debido a que tenía la «piel más blanca», era otro de los hijos de Odín. Este se sentaba en la cima del Bifrost (el puente arcoiris que conecta Asgard, el mundo de la tribu de dioses Aesir, con Midgard, el mundo terrenal) y se mantenía siempre en alerta; protegiendo a Asgard de cualquiera ataque que pudiera recibir.

Hel

Hel era la diosa y gobernante del inframundo nórdico del mismo nombre (también conocido como Helheim). Tiene la piel pálida y parece ser mortal. Cuida y alberga a todos los que entran en su reino.

Vidar

Vidar era otro de los hijos del dios supremo Odín y de Grid. Era tan poderoso que sus poderes sólo eran comparados con los de Thor.

Vale

Vale era el hijo que Odín tuvo con Rind y que vengó la muerte de Balder matando a Hod, el dios que atravesó a Balder con la flecha de muérdago.

La riqueza de la mitología y el folclore nórdicos continúa maravillando a la gente de todas las edades y orígenes. Aquí os dejamos otro vídeo para que comprendáis mejor la genealogía y mitología vikinga.

Singularidades de la sociedad vikinga

Aún hoy día, seguimos conociendo detalles de la fascinante vida que llevaban los vikingos, y aunque esta civilización no sea tan famosa y conocida como la Antigua Roma, Grecia o Egipto, su cultura despierta un gran interés y admiración en la mayoría de nosotros. Es el momento de ahondar más en esto y conocer a fondo los entresijos de su vida cotidiana. 

Aunque esté muy extendida la creencia de que los vikingos eran un pueblo bárbaro, realmente fueron una de las culturas más avanzadas de su época. A continuación os daremos algunas muestras de por qué esto es así. 

Algunas cosas interesantes de la cultura vikinga

  • Uno de sus mayores rasgos era la fidelidad a las tradiciones. Las vidas de los vikingos giraban principalmente en torno a sus dioses y a los rezos que llevaban a cabo a estos. Una cosa curiosa es que los vikingos, a diferencia de otros pueblos y civilizaciones, sí que creían que sus deidades podían perecer. 
  • El sexo era otro de los pilares fundamentales en la vida cotidiana de un vikingo. Además la cultura nórdica de aquellos tiempos era polígama, por lo que era normal que un gran guerrero tuviera dos o incluso tres mujeres. 
  • Esto nos lleva al siguiente punto, ya que los enlaces matrimoniales estaban basados en el interés y se realizaban mediante acuerdos.
  • Su gran crecimiento se debió principalmente a su desarrollo como constructores de barcos, pues además de conocimientos disponían de materia prima casi inagotable. Los saqueos que realizaban aumentaron las riquezas y por consiguiente su poder frente a otras culturas. 
  • Aunque no era común, una madre que tuviera un hijo que no pudiera cuidar o mantener por cualquier motivo, podía desentenderse de él, ya que estaba permitido. 
  • Las mujeres que portaban en su cintura un llavero con llaves eran mujeres libres, ya que era una forma de expresar que podían ir y volver cuando quisieran y no estaban sometidas a su marido o esposo. En la cultura vikinga, la mujer tiene un papel muy importante y avanzado a su época y no solo se ceñía a cuidar la casa y los niños como en otras culturas coetáneas. Las mujeres en la sociedad nórdica podían divorciarse e incluso existían leyes que protegían a la mujer en el caso de que sus esposos las golpeasen. 
  • Eran excelentes comerciantes. Se debe principalmente a que al dominar el mar y los ríos con sus avanzados barcos, esto les permitió adquirir mercancías y venderlas rápidamente, por lo que más tarde se empezaron a fabricar barcos cuyo único uso era el de transportar metales, pieles y demás mercancías. Esto hizo que se convirtieran en experimentados maestros en el arte del comercio. 
  • En la sociedad vikinga como en muchas otras existía una jerarquía bien señalada. La pirámide estamental se dividía en 3 escalones. En la base se encontraban los Tharll, que eran esclavos tomados en los saqueos que realizaban. Seguidamente en el segundo escalón se encontraban los Karl o clase media vikinga, formada por hombres libres que podían poseer derechos o no, según si eran propietarios de tierras o simplemente se dedicaban al comercio o la artesanía. Y por último en el escalón más alto tenemos a los Jarl, que de igual manera se subdividía en guerreros, no grandes privilegios y ocupados de expandir los dominios y defenderlos, y en nobleza, que se erigía como la punta de la pirámide social vikinga. Dentro de este grupo, la importancia de un noble se medía por la cantidad de tierras que poseía. 
  • Por otro lado, los comandantes de los ejércitos eran una figura clave dentro de la cultura nórdica. Estos eran los que tenían el poder en la sociedad y solo el rey y los nobles se encontraban por encima de ellos en el escalafón de esta. Eran tratados como nobles sin pertenecer a este grupo. 
  • Además de los comandantes, los guerreros eran claves, ya que eran los encargados de llevar a cabo saqueos e invasiones, dos pilares con los que podemos explicar el dominio vikingo en la época. Aunque preferían las batallas en aguas de ríos o mares, muchas de sus guerras fueron libradas en tierra y a diferencia de otras culturas, no iban a caballo sino que luchaban a pie.

guerrero vikingo

La vida diaria de los vikingos

  • Las vestimentas de los vikingos eran muy variadas pero en general podemos afirmar que los ropajes que usaban estos eran pieles para mantener el calor, camisas anchas, pantalones largos y botas con un buen forraje interior para no pasar frío. En cuanto a las mujeres, sus vestimentas eran bastante más simples, estas solían ir con largos vestidos. 
  • Los peinados con trenzas eran muy comunes en la sociedad vikinga, ya que se dejaban el pelo largo y era una de los rasgos más comunes tanto de los hombres como de las mujeres vikingas. Otro de los rasgos más comunes entre los vikingos eran las largas barbas que portaban, estas hacían que los nórdicos parecieran más fieros si cabe. 
  • La higiene vikinga era algo clave en su día a día. Se sabe que usaban varios peines para su cabello y vello facial, además de recoger hojas de árboles para usar cuando fueran al baño. 
  • Las casas solían ser construidas en piedra y madera, y su distribución era la siguiente: una gran estancia en el centro y dos pequeñas habitaciones a los lados de esta. Además una zona de la casa estaba destinada a guardar a los animales, algo principal, ya que no solo proporcionaban carne y grasa para consumir en el frío invierno, sino que también poseían pieles para elaborar ropajes y prendas para así permanecer calientes todo el día. Siempre había un fuego encendido es los hogares vikingos.
  • En la sociedad nórdica los alimentos más comunes eran las carnes como comentábamos anteriormente, el pescado, otra parte fundamental de su dieta, y cereales y verduras que cultivaban. Tenían dos comidas diarias, el dagveror por la mañana, y el nattveror por la noche.

Los símbolos vikingos

En aquellos años, todos los pueblos y culturas eran supersticiosos, luego no es difícil encontrar gran cantidad de símbolos o talismanes para librarse de ciertos males, símbolos que contenían poderes ocultos y mediante la magia podían mantener alejado cualquier mal. Desde mejorar su economía, hasta ganar guerras, los vikingos se valían de muchos de estos en su vida diaria. No podemos hablar del pueblo vikingo sin hablar de runas o símbolos. Es por ello por lo que nos vamos a adentrar en este maravilloso mundo lleno de misterio como es la simbología vikinga. 

arte vikingo

Podemos encontrar estos grabados en numerosos objetos vikingos como cascos, armas, escudos, puertas, barcos, etc. También es muy común encontrarlos en edificios de todo tipo y es que, como decimos, hablar de este pueblo nórdico es hablar de misticismo y rituales. No solo dejaron estas inscripciones en los países nórdicos, las dejaron allá por donde fueron. Muchas de ellas podemos observarlas en la actualidad en ciudades como Estambul o Venecia

Valknut 

Sin duda, el Valknut es uno de los símbolos vikingos más prominentes y populares.  Conocido por muchos también como el nudo de Odín, el corazón de Hrungnir, el nudo del guerrero asesinado y el corazón de Vala, el Valknut es el símbolo que representa al dios Odin. La palabra «valknut» se deriva de dos palabras diferentes: «valr» que significa guerrero muerto y «knut» que significa nudo.

Según la mitología nórdica, en el Valhalla, Odín, el dios de la muerte y la guerra en la mitología nórdica, recibiría a los guerreros muertos en combate.

Además de eso, las figuras de Odín, así como las figuras y dibujos de animales estrechamente asociados con él fueron descubiertos en muchas tumbas vikingas con el Valknut dibujado o colocado justo al lado de ellos. Estas son las dos razones principales por las que el Valknut es considerado el símbolo de Odín.

Yggdrasil

Yggdrasil, o más conocido como Árbol de la Vida, no sólo es uno de los más prominentes símbolos vikingos, sino también un importante elemento de la propia mitología nórdica. Según esta, Yggdrasil es el Gran Árbol que conecta los nueve reinos del universo, estos son Helheim, Jotunheim, Alfheim, Asgard, Midgard, Muspelheim, Vanaheim, Niflheim y Svartalfheim.

Ahora es más sencillo entender por qué el Yggdrasil es conocido como el símbolo que representa la interconexión de todo lo existente en el universo.

Según la mitología nórdica, el mundo terminará con el Ragnarok, una batalla entre dioses en la que sólo un hombre y una mujer sobrevivirán escondiéndose en el hueco de un árbol. La pareja dejará el árbol para devolver la vida al mundo. Aunque Yggdrasil no se menciona específicamente y no está claramente asociado con el mito, algunos creen que es el árbol que protegerá la vida del Ragnarok.

Aegishjalmr

El siguiente en nuestra lista de símbolos vikingos es Aegishjalmr. Aegishjalmr (también conocido como el Yelmo del Asombro y el Terror) es un conjunto de runas que se conoce como uno de los símbolos vikingos de protección. La palabra Aegishjalmur se compone de dos palabras diferentes en el idioma nórdico antiguo: aegis que significa «escudo» y hjalmr que significa «yelmo».

De hecho, los guerreros vikingos solían dibujar Aegishjalmr en sus frentes para protegerse de sus enemigos y también para aterrorizarlos.

Al igual que otros símbolos nórdicos de protección, Aegishjalmr se menciona en varias sagas literarias de héroes vikingos como la Saga Völsunga.

Vegvisir

Ampliamente asociado con Aegishjalmr o a veces incluso confundido con él debido a la similitud entre ambos. El Vegvisir es otro símbolo vikingo compuesto de varias runas.

Se cree que el Vegvisir, también conocido como brújula vikinga/brújula nórdica o brújula rúnica, sirve de guía para una persona que podría perderse/separarse. También se dibujaría en los barcos vikingos antes de que zarparan para asegurar que regresaran a casa a salvo.

Dicho esto, hay una confusión sobre el origen del símbolo y si es o no un símbolo genuino heredado de la era vikinga ya que hay muy pocos recursos que lo mencionen.

El triple cuerno de Odín

Este símbolo vikingo está compuesto de tres cuernos enlazados entre sí que representan los tres cuernos de Odín en la mitología y la búsqueda por su parte del hidromiel mágico, Odhroerir, también conocido como el hidromiel de la poesía.

Según la creencia, dos enanos llamados Fjalar y Galar mataron a Kvasir – un ser (un dios o un hombre según diferentes fuentes) creado a partir de la saliva de los Vanir y los Aesir (los dos grupos de dioses en la mitología nórdica) que lo sabía todo y podía responder a todas las preguntas. Los enanos mezclaron la sangre de Kvasir con miel y la vertieron en tres cuernos llamados Odhroerir, Boden y Són

Según el mito, Odín usó su ingenio para convencer a la gigantesca Gunnlod (quien cuidaba la caverna donde se escondía el hidromiel de la poesía) y la engañó para poder beber un sorbito durante tres días. Ella solo le permitió dar un solo sorbo por día. Odín se bebió un cuerno entero cada día, logrando así beber todo el aguamiel de la poesía que le ayudó a escapar convirtiéndose en un águila.

Hoy en día, el Cuerno Triple de Odin se utiliza como un símbolo de sabiduría e inspiración, inspiración poética en particular.

triple cuerno de Odín

Mjölnir

Debido a su popularidad y significado en la mitología nórdica, Mjölnir, el Martillo de Thor es sin duda uno de los símbolos vikingos más importantes (si no el que más).

Según la mitología nórdica, Mjölnir no era sólo un arma, sino una herramienta que fue utilizada por Thor para muchos propósitos. Entre ellos, Thor protegía a la gente del caos consagrándolos con Mjölnir y protegía el cosmos de los gigantes aplastándolos con él, el Martillo de Thor es considerado un símbolo nórdico de protección.

De hecho, los guerreros vikingos solían llevar el Martillo de Thor como un amuleto durante la batalla para proporcionar protección.

Esta tradición continuó incluso después de que muchos vikingos se convirtieran al cristianismo: Los amuletos de Mjölnir eran usados por los vikingos cristianos junto con cruces en sus cuellos.

Hoy en día, además de ser uno de los símbolos de protección nórdicos más prominentes, el Mjölnir se usa para representar la fe del neopaganismo germánico, también conocido como paganismo.

La esvástica

De todos los símbolos vikingos, la esvástica es definitivamente el que ha perdido casi en su totalidad su verdadero significado.

El símbolo, que fue utilizado para la consagración y bendición por los vikingos y los indoeuropeos de una manera muy similar a Mjölnir, fue apropiado por Hitler y el partido nazi y desafortunadamente está ampliamente asociado con eso y sólo eso desde entonces.

Si una persona o una cosa era santificada usando la esvástica, esa persona o cosa se convertía en sagrada y afortunada. De hecho, algunas personas creían que la esvástica era el símbolo de buena suerte más significativo. Se creía que traía a una persona en un estado desesperado y caótico a un estado de fuerza, prosperidad y orden.

Svefnthorn

El siguiente punto de nuestra lista es Svefnthorn, uno de los símbolos vikingos más auténticos que fue mencionado muchas veces en varias sagas nórdicas, incluyendo la Saga de los Volsungs, la Saga del Rey Hrolf Kraki y la Saga de Gongu-Hrolf.

Aunque la apariencia, la definición y las cualidades mágicas de Svefnthorn es algo diferente en cada mito, hay una cosa en común en todas las historias: Svefnthorn se usaba principalmente para dormir a los enemigos.

El símbolo fue usado por guerreros (y también por los dioses) para inducir a sus adversarios un profundo y largo sueño.

Odín empuja a la Valkiria Brunhild a un profundo sueño en la Saga de los Volsungs. Esta permanece dormida hasta que Sigurd heroicamente viene a su rescate y la despierta. También encontramos otro ejemplo en la reina Olof, que utiliza Svefnthorn para dormir al rey Helgi en la Saga del rey Hrolf Kraki y este permanece dormido durante horas.

Vilhjalmr lo usaría también contra Hrolf en la Saga de Gongu-Hrolf y Hrolf no se despierta hasta el día siguiente.

Huginn y Muninn 

Huginn y Muninn son un par de cuervos que sirvieron a Odín el “Padre todopoderoso” como sus mensajeros. En varias obras de arte, los dos cuervos se representaban o al lado de Odín o sentados en sus hombros.

Huginn y Muninn volaban alrededor del mundo durante el día y volvían a Odín por la noche para contarle todo lo que habían visto.

Se creía que, gracias a las habilidades que les dio Odín, Huginn y Muninn podían viajar por todo Midgard (el mundo) en un solo día, y hablar y entender el lenguaje de los humanos. Esta es también la razón por la que algunos expertos sugieren que Huginn y Muninn podrían ser en realidad proyecciones de la conciencia de Odín. Y por supuesto, el hecho de que las palabras «Huginn» y «Muninn» signifiquen literalmente «pensamiento» y «mente», respectivamente, refuerza esta teoría.

En ese sentido, Huginn y Muninn son considerados como símbolos de Odín y sus poderes.

Gungnir

El último en la lista de símbolos nórdicos antiguos es un arma, Gungning o también conocida como la lanza mágica de Odín el “Padre Todopoderoso”. Gungnir es el nombre dado a la lanza mágica de Odín forjada por los enanos, los herreros más talentosos de todo el cosmos.

Según el mito, Odín comenzó la guerra entre los dos grupos de dioses de la mitología nórdica, los Aesir y los Vanir, lanzando Gungnir sobre sus enemigos.

Este gesto fue repetido más tarde por los guerreros vikingos antes de la batalla con la esperanza de obtener la protección y la ayuda de Odín durante la lucha.

Gungnir nunca falló su objetivo y según algunas historias, volvía a las manos de Odín, al igual que Mjölnir volvía a las de Thor cada vez que este era lanzado por el “Dios del trueno”.

A la hora de representarlo como el Dios de la Guerra, Gungnir es considerado como un símbolo de Odín.

Aportaciones de los vikingos a la sociedad

Los vikingos, como hemos comentado más arriba, comerciaban y hacían incursiones por toda Europa e incluso llegaron hasta América del Norte, dejando su huella en casi todas las tierras que conquistaron. Tanto es así, que muchos elementos de su civilización y cultura todavía existen hoy en día. A continuación te mostraremos algunas de las muchas cosas que lo podemos agradecer a los vikingos.

Idioma

Aunque nunca lograron conquistar todo el territorio inglés, continuaron intentándolo durante varios siglos e incluso formaron varios asentamientos en suelo la isla británica. Como resultado, el inglés antiguo y el nórdico antiguo (el idioma de los vikingos) se mezclaron y muchas palabras del nórdico antiguo se integraron en el idioma inglés. Como por ejemplo  la palabra «klubber«, que hoy conocemos como club entre otras muchas. 

Construcciones navales

Los vikingos son y serán recordados como unos de los más grandes constructores de barcos de la historia, y debemos decir que con razón. Maestros en el arte de la carpintería, los vikingos produjeron naves más rápidas, delgadas y ligeras que sus contemporáneos. Tal vez lo más importante sea la invención de la «lancha«, que era un barco largo capaz de transportar hasta 60 vikingos y de aterrizar y partir de la costa con rapidez. 

 

Esquís

Aunque sabemos que el esquí se originó en China, fueron los vikingos los que lo hicieron popular en Occidente. De hecho, la palabra esquí o ski viene de la antigua palabra nórdica «skio«. Los antiguos vikingos esquiaban tanto para divertirse como para transportarse y formaba parte de su vida diaria, tal es así, que incluso varios de los dioses vikingos fueron representados usando esquís. 

barco vikingo

La ciudad de Dublín

Le debemos la capital de Irlanda a los vikingos. El primer registro de un asentamiento aquí fue en el siglo IX y fue levantado por el pueblo vikingo. A este le llamaron «Dubh Linn» (que se traduce como Laguna Negra), y se desarrolló como un punto central para el comercio de esclavos vikingos en toda Europa. Durante los siguientes siglos los vikingos mantuvieron el control de la ciudad, hasta que fueron derrotados por el rey irlandés Brian Boru a comienzos del siglo XI. 

Sagas literarias 

Los vikingos crearon uno de los primeros ejemplos de una saga literaria. Las sagas islandesas, fueron escritas de forma anónima por varios autores en los siglos XII, XIII y XIV, y mostraban el período en el que los vikingos abandonaron a sus dioses y se convirtieron al cristianismo. Llenas de mitología y fantasía, los historiadores las veneran como valiosas fuentes históricas de la literatura vikinga. 

Peines para el cabello

Aunque pudiera parecer que los vikingos, con esas largas barbas y largos cabellos pudieran ser un pueblo sucio y con falta de higiene, lo cierto es que los vikingos estaban muy bien cuidados, e incluso fueron la primera cultura occidental conocida en inventar el peine. Lejos de ser esos guerreros descuidados que tradicionalmente hemos leído o visto en series, los vikingos se enorgullecían de su apariencia y prueba de ello son las cuchillas de afeitar y pinzas de depilar que se han encontrado en excavaciones realizadas en lo qu