Saltar al contenido

Cultura Otomí

Cultura Otomí

Tradición y arte de una civilización legendaria

La cultura Otomí es una civilización indígena, la cual estuvo asentada el México, en el norte de Guanajuato, el sureste de Tlaxcala y la zona oriental de Michoacán. Lo más interesante de todo es que todavía existen. Vamos a conversar sobre los aspectos más interesantes de la cultura Otomí, tradición y arte de esta civilización legendaria.

Orígenes de la cultura Otomí

La civilización otomí se considera los pobladores con más tiempo de existencia de la llamada Nueva Era. Su ubicación primaria fue en la meseta central. El origen de esta civilización está fuertemente relacionado con los omelcas. En el siglo VII, los habitantes de esta población empiezan a aumentar y comienzan a cubrir grandes extensiones de tierra, como el Valle de Tula. En el siglo VIII, ya cubren el Altiplano y es la época de mayor relevancia de los Otomí.

Más tarde, en el siglo XIV, la civilización Otomí comienza el bajón que los lleva a ser sometidos más tarde, hasta el siglo XVI.

Elementos culturales de los Otomíes

La civilización Otomí tiene diversas tradiciones; la mayoría de ellas están vigentes aún hasta la fecha, puesto que aún existen habitantes de esta población. Veamos algunas de ellas:

  • No tenían moneda propiamente dicho. El trueque era la forma de adquirir productos.
  • La música forma parte importante de la cultura Otomí. Sobre todo en las celebraciones matrimoniales.
  • Siempre era habitual la celebración del día de los muertos por parte de la civilización Otomí.
  • Tenían como régimen, la República. La diferencia es que sus autoridades ostentaban el poder.
  • Los poblados son la forma de organización habitual de esta civilización.
  • Tenían una habitual celebración llamada Moshte, la cual tenía que ver con la cosecha.

Aspectos de vida de la cultura Otomí

En cuanto a su alimentación, se puede apreciar que era muy variada. Estaba basada en el maíz, combinado con vegetales y granos. En cuanto a carnes, era consumida sólo en celebraciones y fiestas.

La infraestructura de sus casa, estaban hechas de madera, adobe y tejamanil. Tenían habitaciones, cocina, patio  y un granero o huerto. Aún así, se consideraban semi nómadas.

Su lengua es una de las más antiguas de Mesoamérica. A partir del siglo VIII, el otomí fue considerado como un dialecto propio, el cual se fue desarrollando en la era Cristiana. Cabe destacar que en la actualidad, la lengua otomí es una combinación de los distintos idiomas de las poblaciones asentadas en Mesoamérica. Expertos consideran que es un cúmulo de 100 lenguas distintas las que conforman este idioma. Por eso, se considera una legua muy compleja.

Otras características de importancia de la cultura Otomí

  • Su vestimenta está confeccionada con agave o hilo de maguey. También se observa la presencia de algodón y fibras de palma silvestre. Sus colores resaltantes son el café y el blanco. Con la llegada de los españoles, se introduce la lana. Las mujeres vestían una manta tradicional, bordada. Sus cabellos están recogidos con dos trenzas a los lados, en las cuales entretejen cintas y cordones de lana.
  • La civilización otomí tiene como principal característica la importancia de la música y el baile. Su religión es básicamente católica.
  • Su economía se sustenta en la agricultura. El cultivo de maíz, la cría de ovejo, ganado, cerdo y vacas, son sus principales productos.
  • La mayoría de sus habitantes se dedica a la producción de artesanía. Estos objetos son usados para su vida cotidiana y para hacer redes comerciales.

Aportes importantes de la cultura Otomí

La civilización Otomí tiene muchos aportes importantes a la humanidad. Uno de ellos es el calendario de las fiestas, también la elaboración de originales y laboriosos textiles. Además, el aprovechamiento de plantas naturales ha sido considerado un gran aporte a la medicina.